A excepción del Banco Ciudad, no se ha iniciado aún la temporada de subastas

 

Publicado el febrero 16, 2015

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

martilo de remateSigue confusa la situación de los operadores de arte con relación a las nuevas disposiciones de la AFIP, concretadas en reuniones a fin de unificar criterios y que hasta ahora se han traducido en la suspensión de algunos remates ya planificados.
Una de las conclusiones que se van concretando del análisis es la inexplicable contraposición entre las operaciones concretadas por las galerías, que no tienen que informar los detalles de los compradores y los vendedores, con el mercado de subastas. Es decir, un cuadro vendido en una galería no requiere informar detalles de la operación, mientras que sí se lo requieren a los rematadores.
Según información obtenida de la AFIP, los requerimientos de las ventas de las galerías tienen por objeto conocer el monto de las operaciones. Lo que se pregunta cualquier rematador es por qué no se utiliza el mismo criterio con las casas de subastas. ¿La complicación tiene otro objetivo que va más allá de lo recaudatorio? ¿Quién cree que un mercado de 15 a 20 millones de dólares anuales es una buena alternativa para el lavado de dinero?