Antonio Berni en el MALBA

 

Publicado el mayo 26, 2019

Escrito por Sonia Decker

Foto autor

La primera aparición pública de Antonio Berni (Rosario 1905 – Buenos Aires 1981) como grabador ocurrió en 1938, cuando envió una litografía al Salón de Grabado de Buenos Aires. Paulatinamente irá realizando sus  litografías y sus aguafuertes. Irán surgiendo además sus intervenciones como ilustrador, como fue en el caso de la Historia del General San Martin, expuesta en Amigos del Arte en 1939, y realizada para una colección de libros para niños dirigida por Oliverio Girondo.

Su perfil como eximio grabador se concretaría a partir de 1960 con la realización de sus xilografías y xilocollages en relieve conocidos como gofrados, que tenían como tema principal la vida de sus personajes Juanito Laguna y Ramona Montiel. Con las primeras  xilografías, coloreadas y de gran tamaño, obtendrá el Premio en la XXXI Bienal de Venecia en 1962.

Básicamente, el gofrado es una técnica de grabado que se realiza en relieve o en hueco, que puede ser entintada o en seco y que se logra a través de la presión que se ejerce desde una matriz sobre el papel. La palabra procede del vocablo francés “goufrer” que significa repujar y en su origen consistió en estampar sobre papel motivos tanto  en relieve como en seco.

Berni utilizará una técnica absolutamente propia en la realización de estos xilocollages, donde agregará a las incisiones típicas de la xilografía tradicional en el taco de madera, telas, objetos de metal, y distintos elementos de la basura industrial, para reciclarlos creativamente e incorporarlos a un nuevo lenguaje creativo. Trabaja con los papeles húmedos, agregando cada vez más objetos y entintando las zonas de relieve y las de los fondos. Distintos elementos conforman el mundo que Juanito vive en su infancia, reconstruyendo su entorno en la villa e inventando su propio personaje mítico.

“Ramona vive su vida”, un xilocollage realizado en 1963, de generosas medidas ( 148×63 cms), propiedad del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, nos la muestra  en su típico mundo de seducción, cargada de un oropel casi exagerado y, como fondo, el eterno prostíbulo, donde ella surge en una actitud casi emblemática de simulacro y resignación.

Berni crea un mundo de fantasía con deshechos de la realidad, reconstruyendo uno novedoso y no menos descarnado, producto de su observación y del reconocimiento de la evidencia de otros submundos que nos llegan a través de sensaciones visuales y táctiles, plenas de ironía y de humor satírico.

El mercado acompaña absolutamente los valores en alza de estas geniales piezas de Berni, que mantienen en general un excelente estado de conservación a pesar del paso del tiempo.

El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires se encuentra ubicado en la Avenida San Juan 350, y sus horarios de atención son de lunes a viernes de 11 a 19 horas, sábados y domingos de 11 a 20,  permaneciendo cerrado los días martes.