Berni, codo a codo con los más grandes artistas del surrealismo del siglo XX en el Museo Metropolitano de Arte

 

Publicado el octubre 17, 2021

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Desde el lunes pasado, la obra “Landrú en el hotel, París” pintada por Antonio Berni en 1932, en pleno período surrealista (“La siesta y su sueño”, “Susana y el viejo”, “La Torre Eifel en la pampa”). El origen de la pintura surge ante el fuerte impacto que provocaron en Berni los acontecimientos protagonizados por Landrú, el personaje que cometió los crímenes seriales que conmovieron el mundo. Para esta obra se basó en imágenes recogidas de la prensa.

La importancia de este reconocimiento se observa en la foto donde se ven cuadros de la exposición: De izquierda a derecha, obras de Antonio Berni, Max Ernst, Yves Tanguy, Rita Kernn-Larsen, Hernando Ruiz Ocampo, Tarsila do Amaral, Dorothea Tanning y Richard Oelze.

Una buena síntesis del contenido de la muestra lo expresa la institución expositora:

Descripta por el Metropolitan Museum como una exposición “innovadora”, “Surrealismo sin Fronteras” presenta obras creadas por artistas de 45 países (incluyendo artistas europeos, americanos, asiáticos, australianos y del norte de África), abarcando un periodo de más de 80 años, mucho más de lo que habitualmente se considera que abarcó el Surrealismo como movimiento de vanguardia.

El enfoque de la exposición es ciertamente interesante, aunque es posible que caiga en un “exceso de heterodoxia”. Por supuesto que el Surrealismo fue un movimiento internacional (como décadas antes lo fue el Impresionismo y gran parte de los movimientos de vanguardia del siglo XX), pero el hecho de que “la comprensión del movimiento se haya producido principalmente a través de una orientación europea occidental” (como indica el Museo en nota de prensa) es hasta cierto punto lógico, dado que su origen -tanto los antecedentes directos (Dadaísmo y Pintura Metafísica) como sus fundadores y principales impulsores (Bretón y después Ernst, Tzara y otros)- fueron europeos. El Museo indica que “sin una narrativa singular ni una cronología lineal, la exposición va más allá de las fronteras tradicionales y de las narrativas convencionales para dibujar un mapa del mundo en la época de los surrealistas como una red interrelacionada, que hace visibles muchas vidas, lugares y encuentros vinculados a través de la libertad y la posibilidad que ofrece el surrealismo”. El hablar de “época de los surrealistas” (imposible no asociar este concepto al Periodo de Entreguerras) parece en cierto modo entrar en conflicto con la idea de “surrealismo sin límites geográficos o cronológicos” defendidos por la exposición.

En cualquier caso, “Surrealismo sin Fronteras” incluye varios aspectos destacables. Organiza en 14 galerías, en la exposición hay espacio para obras célebres de artistas universalmente conocidos e inmediatamente asociados al Surrealismo, como “Dos niños asustados por un ruiseñor”, (1924) de Max Ernst, pero también de artistas menos conocidos como “Landru en el hotel”, París (1932), del pintor argentino Antonio Berni, o las fotografías del Ceilán (actual Sri Lanka) de los años 30, creadas por Lionel Wendt. Abarcando más allá de la Segunda Guerra Mundial (cuando el surrealismo cedió protagonismo a otras tendencias artísticas como el Expresionismo Abstracto), se incluyen obras del pintor etíope Skunder Boghossian, como Vuelo nocturno de espanto y deleite (1964), llegando incluso hasta obras contemporáneas, como Long Distance (1976–2005), dibujo de 12 metros de largo creado por Ted Joans y 132 colaboradores de todo el mundo.

La muestra será exhibida hasta el 30 de enero de 2022 en Nueva York y posteriormente en la Tate de Londres.