Bourgeoise se fue, “Maman” se quedó

 

Publicado el julio 11, 2011

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Tomie OhtakeEl viernes pasado se inauguró en el Instituto Tomie Ohtake (foto) de la ciudad brasileña de San Pablo la que fue con escaso margen de duda la muestra del año en Buenos Aires, «El retorno de lo reprimido», de Louise Bourgeoise que, con curaduría de Philip Larratt-Smith, vinculó la obra de la artista francesa con la teoría del psicoanálisis. El título de la muestra en San Pablo se convirtió en «Louise Bourgeois: o retorno do desejo prohibido».
Hasta su cierre, el 19 de junio pasado, la muestra atrajo más de 55 mil visitantes a las salas de la Fundación Proa. Más allá de ese número, la exhibición fue un verdadero acontecimiento cultural en Buenos Aires que alteró el paisaje de La Boca.
De hecho, sigue haciéndolo. Porque la muestra se fue hace semanas rumbo a San Pablo, pero su obra más emblemática, la gigantesca araña «Maman», sigue en pie en la explanada de Proa y se ha convertido en uno de los objetivos más fotografiados y filmados de Buenos Aires. La escultura quedará aquí hasta días antes de la inauguración de la segunda etapa de la muestra en Brasil, en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, en setiembre.
Mientras tanto, en estos días puede visitarse en Proa otra muestra con evocaciones maternales: «Patria Petrona», de Alfredo Arias, que presenta réplicas de las increíbles tortas clásicas de Doña Petrona C. de Gandulfo, hechas en porcelana y en tamaño real. Para los mayores de cincuentaypico, un viaje lleno de nostalgia a la propia infancia.