Chicago: Monet en el Art Institut

 

Publicado el septiembre 20, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

En tiempos en que los principales museos de los Estados Unidos, en reciente y paulatino proceso de reapertura tras el prolongado receso sanitario, se desviven por programar exposiciones con artistas o temáticas acordes con el imperativo de lo que socialmente se entiende como “políticamente correcto” (artistas mujeres, minorías raciales o sexuales, etc.) el Art Institute de Chicago soslayó esas intenciones y ha elegido al impresionista francés Claude Monet (1840-1926) como protagonista exclusivo de la muestra con la que ha vuelto a abrir sus salas al público.

Aprovechando la muy destacada colección de obras de este artista que integran su patrimonio, la exposición despliega prioritariamente las 33 pinturas y 13 dibujos de propiedad del AIC, entre ellas varias de las reconocidas series de “Las parvas” y “Los nenúfares”, como el que ilustra estas líneas. Cabe señalar que el museo adquirió su primer Monet ya en 1903. El conjunto se completa con una treintena de pinturas procedentes de colecciones privadas de Chicago, lo que pone de relieve el intenso vínculo que desde 1890 ha unido a este artista, sus obras, y la ciudad.

Curadora de la exposición, y autora de los principales textos del catálogo (25 dólares en la librería del museo) es Gloria Groom, con la colaboración de David y Mary Winton Green, de la planta permanente del instituto.

Resulta ineludible recordar la soberbia muestra que, dedicada a Monet y sus pinturas, este museo realizó en 1995 y que fue visitada por más de un millón de personas.

La muestra estará abierta al público, con las restricciones de rigor, hasta el 18 de enero de 2021. La entrada tiene un valor de 15 dólares, y hay precios especiales para estudiantes y adultos mayores.

Lamentablemente, el restaurant “Terzo Piano”, de obvia inspiración italiana en su carta, no ha sido aún habilitado. Eso nos impide, por el momento, recomendar su pechuga de pato, que sirven con una guarnición de broccolini, puré de raíz de apio y chutney de caquis. Justo como para una copa del Pinot Grigio que Alois Lageder elabora en el Alto Adigio. Y cómo olvidar, para un eventual final, el limoncello que en Chicago preparan a partir de limones Meyer.