Congoja internacional por el incendio del Museo Nacional de Brasil

 

Publicado el septiembre 9, 2018

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Posiblemente no hay un sentimiento de dolor tan intenso como el que provoca un desastre cultural como el motivado por la destrucción del Museo Nacional de Brasil y su contenido. En general, pese a su importancia, cualquier bien consumido por las llamas puede ser reconstruido. Pero el tesoro de las colecciones y documentación de un museo sólo puede ser recuperado en mínima parte (10%).

La pérdida es irrecuperable para la humanidad. Por más que la loable voluntad de la comunidad cultural internacional contribuya con el aporte de bienes a reponer parte del patrimonio perdido esto será insuficiente. Quedará para siempre un vacío imposible de llenar.

Brasil parece signado por la destrucción de sus instituciones culturales como la Cinemateca Brasilera, el Museo de la Lengua Portuguesa, el departamento del renombrado artista Helio Oticica y parte de su obra. Pero tal vez el más significativo fue el incendio en 1978 del Museo de Arte Moderno de Rio de Janeiro, que vio perderse entre las llamas obras de Picasso, Dalí, Miró y la irreparable destrucción de gran parte de las obras más importantes de Joaquín Torres García que estaba realizando una exposición retrospectiva en ese museo.

Las protestas populares que se produjeron en territorio brasilero estan justificadas por la ausencia del Estado en destinar fondos y políticas para proteger su patrimonio cultural, pese a los reclamos que se han operado desde hace mucho tiempo.