Cuarenta años gozando sin saberlo de pinturas de Gauguin y Bonnard

 

Publicado el diciembre 22, 2014

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

2400A9B100000578-0-image-a-11 1418857558693Increíble historia la de un jubilado italiano que tuvo colgados en las paredes de sus cocina dos importantes pinturas de Paul Gauguin y Pierre Bonnard que habían sido robadas 40 años antes.
Estas obras maestras llegaron a mano de este trabajador aficionado al arte por 45.000 liras de entonces (unos 35 dolares de hoy) adquiridas en una subasta de objetos perdidos en la estación de Turín. Los compró y retuvo sin tener la menor idea de su orígen o valor.
La historia se inicia con un robo a un importante empresario en Londres durante su transporte a Italia y el abandono de las pinturas en un tren que se dirigía de Francia a Italia, terminando su viaje en esa estación. Recibida en la oficina de objetos perdidos, quedó en depósito un tiempo hasta que, junto con otros objetos, se procediera a su remate.
El valor de las obras surgió como consecuencia de la observación de un hijo del jubilado -estudiante de arquitectura- que descubrió en un libro dedicado a la obra de Gauguin un cuadro muy similar al que viera toda su vida colgada en la casa de su padre. Con el respaldo de la opinión de expertos ambas pinturas tomaron el status que les corresponde. Gracias a ello su valuación ronda los 50 millones de dólares.