Danza de millones en la subasta de Naón

 

Publicado el septiembre 22, 2014

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

NA1409701Tal como lo anticipáramos la semana pasada, la subasta de Naón, iniciada el miércoles y cuyo catálogo incluye la colección de Juan Martín Oneto Gaona, ofreció un resultado que la sitúa en la venta más importante de la temporada.
Si bien la pintura argentina ocupa un espacio en cierta medida secundario frente al arte europeo, los muebles y otros objetos artísticos, los 3,3 millones recaudados prácticamente han alcanzado la metas de sus bases, faltando aún dos días de venta y pese al fracaso de la obra de Cesáreo Bernardo de Quirós, sobre la cual recaían expectativas significativas de recaudación.
El liderazgo en la escala de precios recayó sobre una escultura de Gyula Kosice realizada en 1966 empleando plexiglas para construir «Aerolito azul» de 60 cm de diámetro, adquirida por un coleccionista de arte contemporáneo que debió pagar 520.000 pesos luego de una encendida puja que había partido de los 120.000.
Le siguieron tres óleos de Benito Quinquela Martín con los soportes más utilizados por el artista boquense. «Partida de pescadores» realizado sobre aglomerado de 79×89 cm fue pagado 460.000 pesos. Por su parte, «Mañana de sol» sobre tabla de 50×70, fechado en 1962, obtuvo 390.000 y «Día de trabajo», sobre tela de 55×68 cm se pagó 385.000 pesos.
Cuando mencionamos el papel secundario del arte argentino en esta venta, ello surge del resultado de la puja, donde sólo tres obras superaron el millón de pesos. Ellas fueron: «El santero», de Sorolla y Bastida, 2.185.000 pesos (base 1.200.000); «Camino a la feria» (tapa del catálogo) de Sotomayor y Zaragoza, 2.125.000 (base 600.00) y «Ultimos reflejos en ría Ondarroa» de Martínez Cubell, 1.250.000 (base 350.000).
El lote estrella que destacamos en el newsletter del lunes pasado, la cómoda francesa de estilo Luis XV con espléndidos bronces, todo firmado por uno de los principales ebanistas franceses, François Linke, que de una base de 2.5 millones clavó el martillo del rematador Juan Carlos Ocampo en los 4,8 millones.
Este clima de compras acompañó la mayor parte de la subasta que concluye mañana martes 23, donde hubo lotes que multiplicaron por 20 los valores estimados.