De todo como en botica: Rolex Daytona de Paul Newman, la mayor colección de Comics, tarjetas de béisbol y elementos de espías de la KGB

 

Publicado el noviembre 1, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

El mundo de las subastas está siempre lleno de propuestas para un público coleccionista, de gran billetera y especializados en rubros para pocos.

Para aquellos especializados en el coleccionismo de relojes saldrá una pieza que despertará gran interés. Es muy codiciada la posesión de un Rolex Daytona que alcanza a valores muy importantes.

Pero el Santo Grial de este modelo es el Rolez Oyster Cosmograph Daytona “Big Red” que perteneció al actor Paul Newman. El motivo es que es el modelo que el actor luciera en gran cantidad de fotografías. Proviene de la familia que lo retuvo durante los últimos 15 años. Una de las características es que luce en el reverso la leyenda “Conduce despacio. Joanne”, en el momento de que su esposa se lo obsequiara y con esa leyenda debido a la pasión de Newmann como conductor de motos y autos de carrera.

Se subastará en diciembre en Phillips y se estima en un millón de dólares.

Entre las más importantes colecciones de Comics, lo notable de la colección es que está especializada en Batman. El vendedor dedicó 60 años a reunir esta colección considerada única por el grado de conservación que muestran los ejemplares. El motivo de la venta en noviembre en Heritage Auctions de Dallas. Además del mismo origen se ofrecen más de mil números de Dark Knight y Detective Comics de mayor calificación nunca reunidos en un solo lugar. La venta se produce como consecuencia de que la colección fuera robada hace dos años de un depósito de Florida. La oferta fue decidida por el propietario que no desea pasar por ese trance nuevamente. Seguramente lloverán millones de dólares sobre estos ejemplares que solo pueden ser observados con guantes en las manos.

Como comprobación de lo que están dispuestos a gastar por parte de los fanáticos coleccionistas de especialidades no comunes, son los 3,5 millones que se invirtieron el jueves pasado en la misma subastadora Heritage Auctions por algunos de las 522 tarjetas de tabaco de béisbol pertenecientes a la tercera colección más importante de la especialidad. Un ejemplo del interés de los coleccionistas es que se pagaron 312.000 dólares por la imagen del beisbolista Eddie Plank, uno de los 15 ejemplares conocidos ya que el deportista estaba en contra del tabaco y solicitó la destrucción de la plancha de impresión.

Cerrando esta selección de oferta de objetos coleccionados en temas muy especiales, surge ahora la venta de objetos que pertenecieran a la KGB, la policía secreta de la Unión Soviética durante la Guerra Fría y dedicados a la tarea de espionaje.

La oferta de unos 3500 artefactos que incluyen el arma disfrazada como lápiz labial, la réplica de un paraguas con una aguja envenenada oculta, una lámpara de escritorio que perteneció a Stalin, dispositivos de grabación en anillos, gemelos y platos, hasta cámaras fotográficas ocultas en hebillas de cinturones.

Treinta años demandó armar esta colección que fue albergada durante dos años en un museo en Chelsea y ahora es dispersada, dada la situación de quebranto económico que generó la pandemia.