El mundo poético de Juan Doffo y una nueva propuesta

 

Publicado el septiembre 10, 2012

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Es bien sabido que así como Quinquela Martín logró poner al barrio de La Boca en el mapa, algo similar ha ocurrido con Mechita, la localidad de la provincia de Buenos Aires que Juan Doffo dotó de personalidad propia con la creación de su espléndido museo, verdadero orgullo para todos sus vecinos y los de la cercana ciudad de Bragado.
DSC 0003Y ese reconocimiento ha llevado a que las autoridades y las asociaciones culturales de Bragado lo hayan invitado a realizar los murales del Teatro Constantino, una celebridad en la zona, que rinde homenaje al tenor del mismo nombre que a mediados del Siglo XX construyó ese recinto de reconocida calidad acústica que se está levantando del olvido y la negligencia anteriores gracias al esfuerzo y voluntad de sus pobladores.
Además de esa propuesta, la actividad actual de Doffo se concentra en la muestra que inaugurará el 3 de octubre en la galería Rubbers bajo el título «Cuando Tarkovski plantó un árbol en mi casa», que según cuenta el artista, son obras «que fueron un intento de diálogo personal e intimista con el universo poético del cineasta ruso».
Las obras que presentará parten del año 1989 y se trata de una selección de pinturas y fotografías antiguas y actuales que forman parte de un homenaje al director ruso que fue inspirador de muchos de sus trabajos, como él mismo relata: «En aquel año, cuando plantábamos los árboles frutales de mi casa en Mechita, surgió en mi mente la imagen de la historia sufí del árbol que encierra su film El sacrificio. La parábola parece decirnos que todo árbol que se planta es una apuesta al futuro, es la esperanza de que los frutos lleguen, que todas las cosas valederas crecen desde la raíz».
El contenido de este pensamiento ha quedado plasmado en la obra trascendente de Juan Doffo que será posible admirar en sus múltiples manifestaciones, tanto en Buenos Aires como en Bragado.