El próximo remate de arte Latinoamericano de Christie’s incluye 22 lotes de obra argentina

 

Publicado el noviembre 4, 2018

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Entre los 221 lotes que Christies presentará entre el 20 y 21 de noviembre en su remate de arte latinoamericano en New York, se presentarán 22 lotes de artistas argentinos, cuyos estimados totalizan 860.000 dólares.

Nuestro país se encuentra dentro de aquellos que ofrecen una mayor representación, aunque muy lejos del conjunto mejicano que lo triplica en número y que es históricamente el mayor aportante a estas subastas.

Este monto de operaciones, en el caso que todas tuvieran comprador, ofrecerá un menor aporte al las ventas de arte argentino de este año, particularmente por el retiro de esta especialidad que ha decidido Sotheby´s, que incluirá obras de la región en otras subastas. Esta decisión de la empresa ya fue realizada hace años y su experiencia fue tan negativa que decidió reiniciar estos remates latinoamericanos al año siguiente.

En Christie´s el lote con mayor estimado es el que le fue otorgado a una obra de León Ferrari sin título, correspondiente al año 1979 y consistente en una de sus estructuras de alambre de acero, de 99x50x50 cm. Su adquisición deberá partir de una oferta de 120.000 dólares.

Le sigue en orden de importancia económica un convidado permanente de estas subastas, Guillermo Kuitca, aunque en este caso con un estimado por debajo del historial de otros años. En esta oportunidad, la curiosa composición de un pequeño personaje sentado a una mesa en medio de muchos elementos simbólicos y que el artista ha denominado “Autorretrato”, pasará por el podio a partir de los 80.000 dólares. La pintura realizada en acrílico sobre tela de 124×179 cm corresponde al año 1985.

El mismo estimado de 80.000 dólares le corresponde a una de las cuatro obras de Antonio Seguí, otro artista de permanente presencia en estas subastas. La pieza que se corresponde con ese valor es “Composición figurativa”, pintada en acrílico sobre tela en 2005 y que se distingue por un formato poco usual del artista, 100×220 cm que le permite un abigarrado conjunto de sus típicos personajes deambulando por una escenografía callejera.

A continuación ofrecemos un cuadro con el total de la oferta.