En medio de una controversia el gobierno uruguayo compra el museo Gurvich

 

Publicado el enero 6, 2019

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Luego de una ardua negociación, Martín Gurvich logró llegar a un acuerdo que permite concretar la venta “llave en mano” del museo que alberga una parte de la colección de arte realizada por su padre José Gurvich. Las tratativas comenzaron a partir de los 5,5 millones de dólares que solicitaba Gurvich, para concluir con una oferta final del Estado uruguayo para concretar la compra por un monto de 2,8 millones de dólares.

La adquisición comprende las 226 piezas (integradas por pinturas, esculturas y objetos) valuadas en 2,1 millones, que se encuentran en el edificio de tres pisos en la Peatonal Sarandí, tasado en 700.000 dólares.

Según declaraciones de Martín Gurvich, la operación pactada por un 50% de lo solicitado está por debajo de su valor real, ya que tan sólo la colección cotiza tres veces más en el mercado internacional. Esta es una opinión experta, pues desde hace años maneja exitosamente la comercialización de la obra de su padre. Una compensación resulta que la gestión del museo quedaría a cargo de la Fundación Gurvich.

No es común la adquisición de un museo por parte del Estado, sino que en general, es el resultado de la donación por parte de la familia de los titulares. Toda esta operación despertó una ola de críticas donde se cuestiona ¿por qué se ha decidido la compra del patrimonio Gurvich, cuando hay tantos otros artistas tan o más significativos que ven postergada su incorporación al patrimonio nacional? (La pregunta es: qué pasa con el archivo Batlle, el taller Zorrila, Barradas, Fonseca o Matto, entre otros patrimonios). ¿Por qué adquirir un edificio cuando el estado cuenta con muchísimos espacios disponibles? Estas son algunas de las objeciones que no acuerdan con esta decisión.

Tal vez el punto más importante es que esta colección no resulte dispersa por su ingreso al mercado comercial.