En poco tiempo una sucesión de actos de censura con relación al arte

 

Publicado el febrero 17, 2019

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

En el correr de la semana pasada se ha producido una conjunción de hechos vinculados con la censura relacionada con el arte.

Una de ella fue la denuncia contra Facebook realizada por el Museo de Arte e Historia de Suiza por prohibir el uso de imágenes de una estatua de Venus casi desnuda y la de un hombre desnudo y arrodillado que la Institución esperaba publicar en esa plataforma para promocionar su muestra “César y el Ródano”, que inauguró la semana pasada.

Como reacción, el Museo publicó en Twitter las obras con sus “partes privadas” cubiertas con la leyenda “censuré”.

En nuestro continente, más precisamente en La Habana, Cuba, se ha desatado una ola de críticas contra un decreto que afecta fundamentalmente a los músicos que son conocidos por su tradición musical espontánea. De acuerdo a la nueva legislación, los “soperos”, cantantes y músicos aficionados que hacen las delicias del turismo, a partir del mes pasado se les prohíbió a los artistas actuar sin autorización oficial, al tiempo que impone sanciones por lenguaje vulgar y sexista. El régimen socialista gobernante dice que esto es para «proteger la cultura».

Como gran parte de América Latina, en particular con la ola de reguetón que arrasa la región, los videos musicales cubanos pueden contener letras ofensivas y multitudes de mujeres con poca ropa. Además, el decreto establece que la difusión y comercialización de obras artísticas deben ser aprobadas y controladas «por la institución cultural correspondiente».

Parece mentira que en los Estados Unidos la casa de subastas Swann haya censurado la oferta de un poster de propaganda promocionando el film “La sirena de los trópicos” en 1927 donde se ve la imagen de la increíble y revolucionaria Joséphine Baker semidesnuda. Esta ilustración proviene de una fotografía en topless utilizada en la portada del programa del célebre espectáculo del Folies Bergere. En el caso del poster, el diseñador agregó unas cadenas de perlas para disimular los pezones de la Baker.