Finalmente los análisis coinciden: La industria internacional del arte y antigüedades cayó el 22% en 2020

 

Publicado el marzo 28, 2021

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

El último informe de Art Basel, reconocido estudio por el mercado, señala que la caída del 22% producida en todos los sectores del comercio de estas especialidades es la peor recesión registrada desde la crisis financiera de 2009.

Un elemento que señala la importancia de la ausencia de gran parte de las ferias durante el año pasado es que los gastos auxiliares destinados a esta actividad pasaron del 24% en 2019 a escaso 10% en 2020. Las ferias presenciales, por supuesto, sufrieron los mayores reveses. De 365 ferias de arte globales planificadas para 2020, el 61 por ciento se canceló y el 37 por ciento celebró eventos en vivo, mientras que el dos por ciento realizó eventos híbridos en persona y en línea. Una encuesta de 138 ferias de arte reveló que la mayoría (62 por ciento) ofreció una versión digital de sus ferias en 2020.

Una de las características de los cambios introducidos en la comercialización de arte, con gran influencia de las operaciones virtuales, es el desvío a tecnología de la información que aumentó el 80% interanual, uno 3.500 millones de dólares, la mayor parte de los gastos auxiliares. La duplicación de las ventas en línea y subastas híbridas no alcanzaron a compensar la caída global.

Se estima que las ventas mundiales de arte y antigüedades llegaron a los 50 mil millones en 2020 registrando la caída señalada frente al 2019. La importancia del relevante papel, aunque insuficiente, de las operaciones online es que alcanzaron un valor récord de ventas de 12 mil millones, representando una participación récord  del 25% sobre la totalidad del mercado.

Este fenómeno de disminución en las transacciones se experimentó en los principales centros comerciales (EE.UU, Reino Unido y China) aunque captaron el 88% de las ventas globales. Estados Unidos mantuvo su posición de liderazgo con una participación del 44%  mientras que China y el Reino Unido compartieron un 20% cada uno.

Las galerías y comerciantes vieron afectadas sus ventas generales con una disminución del 20%, totalizando un volumen de 29,3 millones, neutralizando el crecimiento del 2% registrado en 2019.

Un factor de doble interpretación -según el ángulo que se mire- fue la reducción de costos operativos que les permitió a un 18% seguir operando en forma rentable, mejor aún que en el año anterior. Pero debe tenerse en cuenta que parte de esta reducción tuvo la contrapartida del despido de personal y la eliminación de gastos que afectaron sensiblemente a actividades proveedoras de servicios.

La base de clientela disminuyó a un promedio de 55 clientes frente a los 64 del último relevamiento.

En el caso de las subastadoras, las ventas públicas (excluyendo las privadas que se estiman conservadoramente en 3,2 mil millones) de bellas artes, arte decorativo y antigüedades, cayeron el 30%, alcanzando un total de  operaciones de 17,6 mil millones de dólares.

Un dato relevante, pese a la pandemia, fue que China superó a EE. UU para convertirse en el mercado de subastas más grande, con una participación del 36 por ciento. Estados Unidos representó el 29 por ciento y el Reino Unido el 16 por ciento. Según el informe, el sector más grande del mercado de subastas de bellas artes por valor fue el arte de posguerra y contemporáneo, con un 55 por ciento que junto con el arte moderno, representó poco más del 81 por ciento de las ventas por valor.

Las ventas en el sector impresionista y postimpresionista, la categoría dominante hace 30 años, mostraron la mayor disminución en el valor entre 2019 y 2020, con una caída de más del 50 por ciento.