Florencia: Giovana Garzoni en el Palazzo Pitti

 

Publicado el junio 7, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

En momentos en que gradualmente, aunque con rígidas limitaciones, van abriendo sus puertas los grandes museos del mundo, elegimos hacer referencia a la muestra que en dependencias del Palazzo Pitti está dedicada a Giovanna Garzoni (1600-1670), y que iba a inaugurarse originalmente el pasado 8 de marzo, en adhesión al Día Internacional de la Mujer. Obviamente suspendida en esa oportunidad, el anuncio de su apertura fue vivida por los florentinos como una suerte de símbolo de la vuelta a la normalidad en medio de una pandemia que, lamentablemente, no ha cesado.

La exposición reúne bajo el título “La inmensidad del Universo en el arte de Giovanna Garzoni” un centenar de obras de esta pintora e ilustradora científica italiana. Pinturas, dibujos e iluminaciones sobre pergamino (soporte favorito de la artista), muestran en toda su intensidad el mundo de pequeñas composiciones en las que, con detallado virtuosismo, se contraponen flores, plantas, frutas, pájaros e insectos, con piezas de platería y porcelanas de exóticas procedencias que pertenecían a los Médici, noble familia que patrocinó a la artista durante un largo período de su vida.

Aprovechando que algunos de estos objetos forman parte de las colecciones que hoy enriquecen el patrimonio del Palazzo Pitti, la curadora Sheila Baker los ha incluido en su recorrido, que gana así una tercera y adicional dimensión.

Durante su permanencia en las cortes de Venecia, Nápoles, Roma, París y Londres –adonde viajó en compañía de Artemisia Gentileschi- Giovanna Garzoni cultivó también el retrato. La conocida imagen del Cardenal Richelieu, en las colecciones nacionales de Francia, ha sido cedida temporariamente para esta muestra.

A la hora de la pausa reparadora, estando en Florencia no podemos dejar de sugerir el “Pappagallo”, que supo tener en los años setenta un local vinculado en nuestra Buenos Aires. A pocos pasos del Pitti, su carta de vinos es imponente, por lo que la soslayamos para elegir un estupendo spritz, y aventurarnos en su variedad de sus clásicos spuntini.