Hay plata para todo I. Que oculta pasión lleva a pagar 300.000 dólares por la bikini que Ursula Andress usó en el film de James Bond

 

Publicado el diciembre 25, 2022

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Si bien la pieza de algodón blanco marfil se hizo famosa en 1962 cuando se exhibió en Dr. No, de la zaga Bond, no lo fue tanto por la tela sino por su interior relleno por la voluminosa U.Andress saliendo del mar. Generalmente estos costosos lotes son adquiridos para exhibirlos, qué sistema habrá diseñado este comprador. Los 300.000 dólares pagados son el doble de lo obtenido en su primera venta en 2001. (El comprador original la atesoró 21 años, antes de decidirse a venderla nuevamente).

Esta prenda formó parte de una subasta especializada en accesorios, disfraces y vehículos más reconocibles del mundo del cine, que más de 1.700 participantes dejaron en la caja de la subastadora 7,9 millones de dólares.

El lote principal se encontraba entre sus ofertas más legendarias: el reloj de arena de La malvada bruja del oeste de El mago de Oz, que se vendió por 495.000 dólares. El artículo final de la subasta fue la pieza meticulosamente construida de madera, papel maché y vidrio soplado a mano, rellena con purpurina roja y decorada con gárgolas. El reloj de arena se vendió justo antes de que se acabara el tiempo de los postores, para quienes esta subasta no era un sueño sino un lugar literalmente lleno de boletos dorados y santos griales.

Otros precios del remate fueron: la prenda disputada fue la túnica a rayas negras y rojas que utilizara Charlton Heston como Moises en los 10 Mandamientos. Se pagó 447.000 dólares. Otro lote super-curioso fue el reloj de arena de La malvada bruja del oeste de El mago de Oz, que se vendió por 495.000 dólares. Este artículo final de la subasta fue la pieza meticulosamente construida de madera, papel maché y vidrio soplado a mano, rellena con purpurina roja y decorada con gárgolas.

Otros vestidos que formaron parte del catálogo fueron: el que usó Julie Andrews en The Sound of Music mientras los niños de Von Trapp interpretaban «So Long, Farewell», que recaudó $100.000. Es la misma cantidad por la que se vendió el vestido de sirena con incrustaciones de perlas de Marilyn Monroe de “El príncipe y la corista”.

Entre los lotes más económicos estaba el Santo Grial en sí mismo, la copa de un carpintero de Indiana Jones en la última cruzada de 1989, que obtuvo $ 50.000. No se incluyeron garantías de vida eterna con la venta.