Homenaje al maestro Ary Brizzi de 4 de sus ex alumnos

 

Publicado el enero 5, 2015

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

brizzijpgNada mejor que recordar, por parte de sus alumnos, con afecto y admiración, al gran maestro recientemente fallecido y a su aporte al desarrollo de cada una de sus habilidades artísticas a través del tiempo compartido en su taller.

Al respecto Cristina Sicardi evoca la muestra conjunta realizada en mayo de 2014 en «Hoy en el arte», de la galerista Teresa Nachman, «que fue última que él disfrutó en vida y cuyo catálogo fue prologado por María José Herrera, presidente de la Asociación de Críticos de Arte» y también menciona el prólogo que Brizzi les dedicó en el 2009 sobre la muestra realizada en la Galería Centoira: «Valoro y resalto en el trabajo de estos artistas, sus propuestas con relación a la luz, la interacción del color, el matiz, las formas netas… que proponen vivencias nuevas y frescas en sus trabajos… son energía radiante en el espacio. Lo que emanan estas obras, como las de cualquier período, son esa energía».
Otro de sus alumnos, Eduardo Ruiz, descubrió las bondades de su maestro en los años 78, en la Escuela Nacional de Bellas Artes, advirtiendo que «nos abría un mundo nuevo, un espectro de posibilidades fascinantes en cuanto a la creación artística, que compartía generosamente sus conocimientos. La influencia de su maravillosa obra se hacía presente frente a quienes lo rodeábamos. Su contribución al arte ha sido maravillosa y aún no totalmente valorada. Nosotros lo extrañaremos siempre. Gracias, querido Ary!
Por su parte, Clarisa Cassiau lo recuerda como «un gran artista y un auténtico maestro que generosamente nos abrió la cabeza y el corazón, nos dio elementos plásticos y una mirada nueva y trascendente para abordar el arte con libertad. Un buen padre del arte que deja crecer a sus hijos y se alegra de verlos transitar por sus propios caminos. Siempre estarás en tu obra y en nuestras vidas. Gracias por todo lo que nos brindaste».
Carolina Cerverizzo, otra de sus alumnas, conoció a este maestro en la Escuela Nacional Pridiliano Pueyrredón, en 1972, como profesor en la cátedra de pintura «lleno de ganas de transmitir en cuanto se refería al arte, brindándonos todo lo que tenías en tu interior, apoyándonos con mucho amor». También quedaron marcadas en su memoria otras de sus palabras, donde decía que «en el arte lo importante es la idea, el concepto. Eso es lo que hay que encontrar!» Por eso, y por todos los momentos compartidos en las reuniones con Romero Brest, en las charlas y las conferencias, siempre te recordaré, nos acompañarán tus obras maravillosas, que reflejan tu espíritu lleno de luz».
Estas evocaciones de la vida compartida con el maestro incluyen también a Melita Arteta, quien dice que desde su cátedra de pintura «activó nuestra percepción , nos replanteó el arte y que en todo momento existían buenos pintores y que pocos, como
Cezanne, habían cambiado el arte. Ary Brizzi creó un sentimiento muy fuerte entre sus discípulos, hermanándonos en una búsqueda que trascendía lo pictórico. Su generosa entrega tuvo el apoyo incondicional de Coco, su mujer y de Bárbara, su hija. Siempre te recordaremos con admiración y alegría!».