Horacio Butler en el Museo Sìvori

 

Publicado el febrero 17, 2019

Escrito por Sonia Decker

Foto autor

Horacio Butler nace en Buenos Aires en 1897. Luego de un breve paso por la Facultad de Arquitectura, ingresa en 1915 a la Academia Nacional de Bellas Artes, donde serán sus compañeros, entre otros , Aquiles Badi, Héctor Basaldúa y Lino Enea Spilimbergo, todos integrantes de lo que sería el llamado Grupo de París .

Un tanto desilusionado por las enseñanzas de la Academia, parte a Europa gracias a la ayuda de su tía Rosa Butler. Se instala en la colonia artística de Worpswede cerca de Bremen en Alemania, donde toma contacto con la pintura expresionista y al mismo tiempo conoce la obra de Cézanne, que deja una huella profunda en su trayectoria.

Seis meses después, se instala en París y seguirá las enseñanzas de André Lhote y de Othon Friesz. Allí se vuelca definitivamente con el “retorno al orden” propio de la Escuela de París, y junto a las nociones de construcción y síntesis, añadirá el sentido de la unidad que integra la luz con las figuras y los fondos.

Desarrollará una vida intensa en Europa, exponiendo y realizando envíos a los Salones, viajando en reiteradas ocasiones a Cagnes sur Mer donde mostrará su amor por la naturaleza. Comienza con sus trabajos escenográficos y algunas esculturas en metal.

En 1933 regresa a Buenos Aires y expone individualmente por primera vez en Amigos del Arte. En 1936 junto a Aquiles Badi abre el Atelier Libre de Arte Contemporáneo, e ilustra diversas publicaciones para la Editorial Sudamericana.

Alquila una quinta sobre el río Carapachay en Tigre, donde instala su casa taller.

Se destaca como profesor en la Academia de Bellas Artes y es nombrado académico de número. Realizará importantes trabajos de escenografía, de realización de tapices y efectuará numerosas exposiciones individuales en Bonino y en Van Riel.

Fallece en Buenos Aires en 1983 .

En este “Retrato de mujer”, un óleo de 100×82 cm realizado en 1930 y perteneciente a la colección del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, Butler muestra toda sus capacidades en el tratamiento de esta temática, donde se observa una absoluta síntesis y al mismo tiempo, un recurrente uso de la decoración que enmarca a la figura. Sentada de manera casi displicente, la modelo, bellísima, está enmarcada por planos verdes y azulados que contrastan con la oscuridad de su vestimenta. Su cuerpo, pintado con volúmenes marcados pero geométricos se contrapone al blanco de la cara y de las manos, tratados  casi a la usanza renacentista. Se observa claramente como Butler combina a la perfección la estructura constructiva con la intención casi fauvista en el tratamiento del entorno de la figura. Se destaca la influencia de la escenografía, los vitrales y la tapicería en la división de los planos pictóricos.

Si bien la temática en la producción artística de Butler abarca el paisaje y la naturaleza muerta, la figura ocupa un rol fundamental dentro de sus obras más relevantes .

El Museo Sívori se encuentra en la Avenida Infanta Isabel 555 en el Rosedal de Palermo, y está abierto de martes a viernes de 12 a 20 horas y sábados, domingos y feriados de 10 a 20 horas.