Importante apelación a la belleza y a la cultura del Papa al inaugurar el espacio de exposición de Arte Contemporáneo en la Biblioteca del Vaticano

 

Publicado el noviembre 7, 2021

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

En el imponente marco de la Sala Sixtina de la histórica biblioteca papal, el Papa Francisco inauguró el viernes pasado una nueva sala de exposiciones para apoyar la cultura del encuentro. De este modo la Iglesia busca satisfacer el desafío de fortalecer el papel cultural del Vaticano en el mundo contemporáneo.

Hasta febrero, la nueva galería de arte contemporáneo del Vaticano mostrará el arte de Pietro Ruffo, en una exposición titulada “TODOS: La humanidad en camino” , incluida una instalación específica del sitio que transformó el espacio ‘en un exuberante bosque tropical’.

El artista seleccionado para inaugurar el nuevo espacio es Pietro Russo que nació en Ostuni (Italia) en 1967. Estudió pintura, cerámica y escenografía en la Accademia delle Belle Arti de Florencia, donde también realizó cursos de diseño y arquitectura.

Durante este tiempo, tomó un camino muy personal en su carrera artística, uno que combinó los mundos imaginativo y creativo de un entorno escenográfico con la precisión técnica exacta que requiere el diseño de interiores.

Dentro de este camino de investigación, cobraron vida los primeros trabajos: objetos híbridos brillantes que muestran los rasgos distintivos de producciones posteriores.

La inauguración del nuevo espacio expositivo constituye un nuevo capítulo en la centenaria historia de la misión de conservación y difusión de la Biblioteca Vaticana. En las salas que dan al Patio del Belvedere, en un diálogo entre tesoros antiguos y las nuevas instancias del arte contemporáneo, se ha realizado una instalación específica para la ocasión y se han expuesto obras de gran tamaño del artista.

Entre los muchos conceptos del Papa respecto al arte y la cultura expresó: “La belleza no es la ilusión fugaz de una apariencia o un adorno: nace en cambio de la raíz del bien, la verdad y la justicia, que son sus sinónimos. No debemos dejar de pensar y hablar de la belleza, porque el corazón humano no solo necesita el pan, no solo necesita lo que garantiza su supervivencia inmediata: necesita también la cultura, lo que toca el alma, lo que acerca al ser humano a su profunda dignidad”.