Importante deuda de Sotheby’s: 467 millones donde la estrategia online no aporta grandes ingresos

 

Publicado el mayo 17, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Un gran impacto en el mercado de arte produjo el informe, seriamente auditado, de 467 millones de dólares con un vencimiento de 119 para este año. Cuando Parick Drahi invirtió 3,7 mil millones de dólares el año pasado en la compra de la subastadora ya incluía esta carga financiera.

El hecho de transformar la empresa en privada, abandonando su carácter de cotizar en la bolsa –la que la obligaba a informes trimestrales, cosa que no ocurría con toda su competencia- no impidió que a raíz de la importancia del monto adeudado debió emitir un informe detallado de su situación financiera.

Además de la cancelación de este año, las obligaciones se extienden a los próximos cuatro años donde debe cancelar 84 millones en cada uno de esos períodos.

La situación se ve aún más complicada por el difícil panorama que ofrece este año con la fuerte retracción mundial que impone la pandemia y que marca una importante caída en los ingresos desde marzo pasado, pese a que se cuenta con una intervención financiera por parte del nuevo propietario en el caso de ser necesario.

Se puede destacar que algunas de las obligaciones de deuda se cumplirán gracias a los recortes tomados como resultado de COVID-19, que según los auditores resultarían en «ahorros de costos significativos superiores a $ 100 millones en comparación con el año anterior». Entre ellos se incluyen recortes salariales de entre 20 y 30%, licencias de alrededor de 200 empleados, gastos diferidos en ventas en persona y bonos para empleados y una reducción en el gasto de capital. (Sotheby’s señaló que aún tendrá que pagar entre $ 13 y $ 14 millones en indemnizaciones en el primer trimestre de 2020, probablemente relacionados con la salida de varios de sus mejores empleados a fines del año pasado).

Además de las reformas estructurales de la empresa –que genera un clima de gran intranquilidad en el personal, Sotheby’s sigue apuntando a las operaciones online. Para tener idea de la dimensión de esta operatoria se puede mencionar que el año pasado vendió 3.924 obras de arte con una facturación de 42,8 millones y que representaron el 1,2% de la facturación en este rubro. Debido a la crisis de la epidemia, donde se debieron postergar varias de las más importantes subastas tradicionales del período, se logró facturar por este medio en línea 25 millones.

Difícilmente esta facturación llegue a impactar sensiblemente en las necesidades de recursos que una empresa de esta dimensiones requiere (que como citáramos, sus ingresos por la venta de obras de arte significaron 3,7 mil millones en 2019) aunque está intentando intensificarla aumentado gradualmente la calidad de la oferta.

Un ejemplo es la venta de arte Contemporáneo, Moderno e Impresionista que realizará entre el 14 y 18 de mayo y que ellos mismos califican como “la subasta en línea más ambiciosa organizada hasta la fecha”.  Para ello han realizado estimaciones de 20 millones de dólares para la oferta de 250 lotes, entre los cuales 60 esperan 100.000 dólares, respaldados por la información de unos nuevos catálogos digitales.

Entre los artistas ofrecidos se destacan Brice Marden de su serie Basel Cathedral Window. Además, trabajos de Christopher Wool, Willem de Kooning, Keith Haring, Yoshitomo Nara, Richard Prince, KAWS, Damien Hirst y Julie Curtiss.

Un ejemplo de las altas estimaciones recae en Christopher Wool, que con una pintura de 1988, sin título, requiere entre 1,2 y 1,8 millones. Una naturaleza muerta de Giorgio Morandi aspira a ofertas ente 1 y 1,5 millones.