Salamanca: René Lalique en Museo Casa Lis

 

Publicado el septiembre 23, 2018

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

Inesperado contraste se vive en estos días en las pétreas y doradas calles de la Salamanca castellana con la realización, en la modernista sede del Museo Casa Lis, de una muestra de las sofisticadas y etéreas alhajas creadas, entre 1899 y 1927, por el francés René Lalique.

 

Las piezas expuestas en la muestra “René Lalique, joyero” proceden de la colección que en Lisboa posee la Fundación Calouste Gulbenkian y son un claro testimonio de la amistad que, en su momento, unió al destacado hombre de negocios de origen armenio y al inspirado creador francés.

 

Lalique (1860-1945), a través de sus realizaciones en joyería y en vidrio y cristal, es un claro referente de los dos grandes movimientos artísticos: el Art Nouveau y el Art-Déco, que ocuparon los años finales del siglo XIX y el primer cuarto del siglo XX. Nombre mayor de la hoy denominada Belle Epoque, Lalique es hoy sinónimo de belleza y sofisticación.

 

El Museo Casa Lis está situado precisamente en el palacete privado que construyó a principios del siglo XX y a la vera del barranco del río Tormes el arquitecto Joaquín de Vargas por encargo del industrial salmantino Manuel de Lis, enamorado del Art Nouveau, quien la habitó hasta su fallecimiento. A lo largo de sus más de cien años de historia, el edificio conoció distintos propietarios y destinos, hasta ingresar en un período de clara decadencia y deterioro. Hacia 1980 el ayuntamiento de Salamanca expropió la casa para salvarla de la ruina y en 1992 nació el actual proyecto de museo de la mano de Manuel Ramos Andrade, destacado coleccionista de objetos decorativos de los períodos Art Nouveau y Art-Déco, quien donó sus pertenencias a la comunidad de Palanca. En 1998 abrió sus puertas este museo, que amplia significativamente la oferta cultural de la una ciudad signada desde el siglo XIII por su vida universitaria.