Italia da un nuevo espaldarazo a la obra del escultor uruguayo Pablo Atchugarry

 

Publicado el junio 12, 2022

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Para ello ha organizado en Lucca, una ciudad del río Serchio, en la región de la Toscana de Italia. Una muestra de 45 esculturas abstractas denominada “El despertar de la naturaleza” que se prolongará hasta el 4 de setiembre. Junto a dos espacios interiores, el magnífico centro medieval de Lucca encerrado por las murallas del siglo XVI, es el escenario de la amplia exposición

Lucca es famosa por sus murallas renacentistas bien conservadas que rodean el centro histórico de la ciudad y sus calles de adoquines.

Esta no es sólo la primera gran exposición pública realizada en Lucca, sino también la primera en la que el escultor exhibe obras en madera y más, en cuanto a sus obras más famosas, en mármol y bronce.

La Iglesia de los Siervos del siglo XIV alberga diez piezas de madera, mientras que el Palazzo delle Esposizioni alberga algunos bronces y las espectaculares esculturas en mármol blanco de Carrara, negro de Bélgica y rosa de Portugal. Cinco obras habitan algunos centros neurálgicos del espacio urbano: piazza San Martino, el Ágora, piazza San Michele, Porta San Pietro, el bastión de San Frediano.
Resultan importantes las palabras de este artista de meteórico crecimiento, que tiene uno de sus estudios en las orillas del Lago Como: «Amo Italia, dice Atchugarry, donde llegué de joven cuando dejé Uruguay para venir a Europa a nutrirme de las fuentes de la cultura. Luego me quedé en Lucca, pero estoy vinculado a la Toscana desde 1979, cuando descubrí el material privilegiado de mi trabajo en los Alpes Apuanos: el mármol.

Lucca es una ciudad internacional a escala humana. Aquí pensé en presentar una selección de esculturas de madera, un Huerto de los Olivos, símbolo de la Resurrección, brotado de las raíces de árboles centenarios que no debían morir. Como plantas en el Amazonas, trato de elevar mis esculturas hacia la luz: liberándose del peso de la materia y de la fatal atracción hacia abajo de la vida, vuelven su mirada hacia el cielo sugiriendo libertad y esperanza».