La ciencia no descansa. Ahora le tocó a la imagen de Cristo niño y la de Tutankamón

 

Publicado el mayo 11, 2015

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

CristoPermanentemente las nuevas tecnologías sumadas al desarrollo científico, están aportando nuevos conocimientos sobre los grandes maestros, los materiales empleados en sus obras o técnicas de conservación.
En esta oportunidad no fueron los investigadores de arte sino los especialistas en ciencia forense de la policía italiana quienes emplearon un programa informático que permite revertir el proceso de envejecimiento de rostro mediante la disminución de la línea de la mandíbula , suavizado de los ojos y un método para completar su cara.
Este procedimiento -comúnmente utilizado en sentido inverso- fue utilizado sobre el Santo Sudario (depositado en Turín, aunque sin una definición de la Iglesia sobre su autenticidad). La imagen muestra la secuencia que permitió generar el rostro de un Cristo joven.
TutA gran distancia, en el British Museum se acaba de exhibir una imagen del rostro del Rey Tut, tal vez la momia más investigada, producto de un escaneo en 3D de todo su cuerpo. De este estudio se deprendieron nuevas teorías sobre la salud del célebre descubrimiento del arqueólogo Howard Carter.
Su precaria salud y la deformidad de su cuerpo se reflejan en esa cara producto de una autopsia virtual debido a la información de más de 2.000 tomografías digitales. A diferencia de la imagen idealizada de su máscara de oro, el resultado final del estudio muestra un rostro enfermizo y deforme, tal vez como la consecuencia genética de haber sido engendrado por la relación incestuosa de dos hermanos.