La desprotección de las obras de arte exhibidas en las iglesias

 

Publicado el agosto 18, 2014

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

GuercinoEl robo de una pintura del gran artista del barroco italiano del siglo XVII, Guercino, fue robado la semana pasada de la iglesia San Vicenzo, en el centro de Modena. Se trata de «Madona con los santos Juan Evangelista y San Gregorio Taumaturgo» retablo de 10×6 metros pintado en 1639 y valuado en 6 millones de euros.
Los ladrones no tuvieron dificultades para el robo ya que se estima que permanecieron ocultos al cierre de la iglesia. Lo único que tuvieron que hacer es descolgarla del marco, con la tranquilidad de que no existía ningún sistema de seguridad ya que las alarmas estaban desactivadas desde hace años por falta de dinero para su mantenimiento. A esto se suma que por la misma razón esta obra considerada maestra en la producción de Guercino no tenía ninguna cobertura de seguros.
Dada la importancia y difusión de la imagen es prácticamente imposible que pueda ingresar al mercado, lo que lleva a las autoridades a suponer de un robo por encargue.
Esta falta de protección de los tesoros artísticos de las iglesias es común a la mayoría de las propiedades eclesiásticas, sumado a un cierto desinterés por los responsable de su custodia por la familiaridad con estas obras que son vistas o manipuladas diariamente, sin distinguir claramente su valor patrimonial.