La pandemia se instaló en ARTE BA

 

Publicado el agosto 23, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

No hay vacuna a la vista que sirva para alejar los contagios que diezmaron la estructura institucional de la feria más importante de la Argentina.

La sucesión de renuncias voluntarias o no dejaron a la intemperie el esqueleto empresario de la “Fundación ARTE BA”.

Iniciada con la renuncia del presidente Alec Oxenford, que transfirió el mando a la opulenta coleccionista Ama Amoedo (colección armada por su abuela Amalia Lacroze de Fortabat), que a su vez renunció para dejar el puesto vacante a Juan Carlos Linch en la presidencia y Matilde Grobocopatel como vicepresidenta. Esta última “elección” duró apenas unos días ya que la presión para que renunciaran fue tan grande en base a los patéticos posteos de Lynch en su cuenta de Instagram y la red.

Entre todas las renuncias, la más significativa es la de Jacobo Fiterman que hace tres décadas y con apoyo de algunos funcionarios puso la piedra fundamental de una ARTE BA pluralista sin cedazos discriminatorios que poblaron de alegres galerías las instalaciones del Centro Cultural de Recoleta.

Cual será el futuro de la feria? Cual será el dedo que determinará los futuros dirigentes de la Fundación? Se disolverán las internas que llevaron a esta situación?

Ya era difícil en medio de la pandemia establecer una fecha para determinar cuando se realizaría la próxima edición de ARTE BA. Cuanto más lo es ahora, en el estado de acefalía y disolución de sectores empresarios.

Cual será la respuesta de los sponsors que permitieron financiar en parte la Feria. Se sabe que estos son muy celosos y vulnerables al momento de auspiciar eventos que estén rodeados de hechos escandalosos, como es la devolución de los pagos a las galerías participantes, que sufrieron una merma discrecional del monto oblado en su momento.