La severidad de las leyes chinas, parece que no se aplica en los museos

 

Publicado el agosto 8, 2011

Escrito por weblatin

beijingUn verdadero escándalo se ha desatado alrededor del Museo del Palacio en Beijing como consecuencia de una cadena de encubrimientos y hechos delictivos sufridos en el museo en los últimos tiempos.
El suceso que tuvo mayor resonancia institucional y pública fue la destrucción accidental -o por «un error operativo»- de una reliquia cultural que es considerada de grado 1 (las más importantes). Se trata de una placa de porcelana de la dinastía Song (960-1269), también descripto como «plaque celadon con forma de pétalos Mallow» que quedó destruida a principios de julio y que es de los especímenes más apreciados por los coleccionistas.
El verdadero problema, más alla de la pérdida patrimonial, fue la cadena de encubrimientos, que hasta el día de hoy se desconoce el nombre del operadoir responsable.
La situación tomó estado público por la denuncia de un periodista en Internet, lo que desató un gran reclamo por tratar se un bien público, cuyo tratamiento administrativo no debería quedar en la esfera de un museo.
A esta falta grave en el control estatal del patrimonio, se suma que en mayo desaparecieron siete valiosas piezas prestadas al Museo por Hong Kong, robadas por un desocupado, que aún la policía no pudo atrapar y que algunas valiosas salas fueran alquiladas para fiestas VIP contratadas por acaudalados empresarios.