La venta de un Cézanne servirá de prueba piloto para medir las tendencias del mercado

 

Publicado el enero 26, 2015

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

cezzaneLa puesta a la venta de «Vue sur l’Estaque et-le-Château d’If» , pintado por Paul Cézanne entre 1883 y 1885, en la subasta de arte Impresionista que Christies llevará a cabo el próximo 2 de febrero en Londres, ha desatado un interesante debate sobre lo que pude ocurrir.
Para muchos es una prueba para medir las tendencias del mercado que están manifiestamente volcadas hacia el arte de la post guerra y principalmente de los años ’60. Esto surge del estimado conservador que se le ha atribuido al gran maestro de la pintura de quién hace una década no aparece ninguna pieza de magnitud en el mercado. En este caso, la estimación ha fijado como garantía un valor que ronda entre los 12 y los 18 millones de dólares, equivalente al precio de una mediocre pintura de Jean-Mitchel Basquiat y ni hablar de Jeff Koons, lo que pone de manifiesto la brecha entre los paradigmas de la historia del arte y la demanda de un gran sector del coleccionismo.
Se da por descontado que el precio que alcanzará esta vista del Mediterráneo reflejada con una paleta azul zafiro, será muy superior al valor estimado de una obra de quien es considerado como el padre de la pintura moderna y por el momento, el artista más caro del mundo. No olvidar la compra del Estado de Qatar que pagó 250 millones de dólares por «Los jugadores de cartas», una pintura de Cézanne de 1895.