Las subastas hibridas de Sotheby´s le permitieron recaudar 363,2 millones de dólares

 

Publicado el julio 5, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

La nueva experiencia generada por Sotheby´s en las “coreografiadas” subastas transmitidas simultáneamente a tres continentes, consistentes en unificar las clásicas ofertas telefónicas (protagonistas del sistema) con las publicitadas online, más la fuerte utilización de las garantías sobre una importante cantidad de obras con bases elevadas, le reportó un considerable ingreso que debía compensar los postergados remates de primavera.

Esta estrategia le permitió sortear el riesgo de ofrecer tan importante catálogo, con base que en varios casos alcanzaban las ocho cifras, a las ventas exclusivamente online que la experiencia, en materia de arte limitaba sustancialmente el monto de los estimados y la poca seguridad de convocar el nivel de compradores dispuestos a ofertar bajo ese sistema

Los 363,2 millones facturados estuvieron compuestos de tres agotadoras subastas sucesivas (alrededor de 4 y media horas de duración. Se inició a las 5.30 pm en Nueva York y concluyó a las 4 am de Londres). Contribuyeron a conformar esta cifra las 18 obras provenientes de la colección Williams, vinculada con el negocio de la televisión por cable, 65,5 millones; 10 piezas de la colección Anderson, 66,3 millones y la colección privada de surrealistas y modernistas latinoamericanos, que aportaron  25,5 millones de dólares (que informamos por separado).

El valor más importante de la subasta recayó sobre un tríptico Oresteia de Esquilo (1981) de Francis Bacon  que desató una verdadera batalla entre un operador de Sotheby´s y un postor telefónico desde China. Partiendo de unos 48 millones las sucesivas ofertas, durante interminables minutos y obstinados interesados, clavó el martillo en una oferta final de 84,5 millones, incluidas las comisiones. Si bien este es un valor importante para la obra de Bacon, su precio record anterior fue de 142,4 millones.

Entre las ventas de arte contemporáneo “White Brushstroke I” de Roy Lichtenstein, de 1965, se vendió por $ 27 millones y el trabajo abstracto de Clyfford Still “PH-144” (1947-Y-NO.1), alcanzó su bajo estimado de $ 25 millones, con un precio de venta total de $ 28.7 millones con la prima del comprador. Una pequeña pintura de Pablo Picasso “Tete de femme endormie”, fechada en 1934, logró una oferta final telefónica de 11,2 millones. Jean Mitchel, del impresionismo abstracto con estimado de 5 millones, se pagó 8,8 millones.

Otro precio de interés lo alcanzó una obra de Jean-Michel Basquiat sin título de 1982 que resultó adjudicado en 15,2 millones. (Esta misma obra fue vendida en Phillips hace 20 años por 398.500 dólares, por lo que esta venta representa un crecimiento del 3.714% !!!)