Londres: Andy Warhol en la Tate Modern

 

Publicado el marzo 18, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

A lo largo de once salas en las Galerías Eyal Ofer, en la tercera planta del edificio Blavatnik de la Tate Modern, se despliegan desde esta semana las obras que integran la mayor muestra retrospectiva realizada hasta ahora en el Reino Unido dedicada a Andy Warhol (1928-1987).

A través de un centenar de piezas, el guión curatorial que estuvo a cargo de Gregor Muir pasa revista a los diversos momentos en que puede clasificarse la producción de este artista, ícono de la cultura estadounidense. La amplia gama de técnicas que empleó, desde los clásicos pigmentos al óleo y el acrílico, la fotografía, los diversos tipos de grabados, el collage, y las infinitas posibilidades plásticas que surgieron de su creatividad ilimitada, pueden apreciarse en esta exposición que estará abierta hasta el 6 de septiembre próximo.

Desde obras tan identificables, que hoy pueden ser reconocidas como patrimonio de la humanidad, como la serie de latas de sopas Campbell, las figuras como la de Marilyn Monroe que ilustra estas líneas, o la línea de trabajos dedicada a la Coca Cola o a los productos Kellogg, integran la muestra piezas menos difundidas, como la serie “Ladies and Gentlemen” compuesta por 25 retratos de drag queens y mujeres trans realizada en California con modelos de color, y que no se exhibía desde hace treinta años.

La exposición fue producida por la Tate Modern londinense, junto con el Museo Ludwig de Colonia, la Art Gallery de Toronto, y el Dallas Museum of Art, que serán las futuras locaciones de esta muestra.

El restaurant principal de la Tate, situado en la 9no.nivel del mismo edificio, ha dispuesto para la ocasión un ineludible “Menú Warhol”, Creado por el chef Jon Atashroo, propone a los aventureros gastronómicos un recorrido de ocho pasos que se abre con un “Tuna Fish Disaster”, inspirado por la obra que Warhol realizó motivado por la muerte de dos ciudadanas americanas que habían ingerido una conserva en mal estado de este pescado. El toque dulce final puede ser una “Gelatina Coca Cola”, cuyos detalles nos reservamos para preservar la sorpresa de quienes se le animen.

Adrian Gualdoni Basualdo