Londres: Natalia Goncharova en la Tate Modern

 

Publicado el agosto 25, 2019

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

Dos últimas semanas restan para ver la muestra dedicada a esta artista rusa en las salas de la ex usina sobre el Támesis, antes de que pase a exhibirse en el Palazzo Strozzi de Florencia.

Cabeza de fila de las vanguardias en su país en los primeros años del siglo XX, Natalia Goncharova, nacida en 1881, vio afectada su vida por los difíciles años de la Primera Guerra Mundial y la Revolución bolchevique y pasó primero a Suiza y luego a París donde se estableció y desarrolló una amplia carrera como pintora, escultora y, diseñadora de vestuarios y decorados, especialmente para los ballets rusos que dirigía Sergei Diaghilev. Falleció en 1963 en la capital francesa, donde se había convertido en una protagonista indiscutida de los medios artísticos y culturales.

La exposición retrospectiva que hoy ofrece Londres es la primera que se dedica a Goncharova en el Reino Unido, con unas 200 de sus obras, incluídas las que integran las colecciones de la estatal galería Tretyakov de Moscú, su principal repositorio. También han aportado pinturas museos de San Petersburgo, donde se encuentran las obras que integraron las colecciones privadas de Sergei Shusckin y la familia Morozov, así como los museos nacionales de Escocia y Gales y otras procedencias particulares,

La muestra, que ha sido coproducida por la Tate Modern londinense, el Palazzo Strozzi florentino y el Ateneum Art Museum de Helsinki, tiene como curadora responsable a Natalia Sidlina.

Entre las obras expuestas se cuentan el panel decorativo “Primavera” (1928), que fuera encargado por el Arts Club de Chicago y que por primera vez se muestra fuera de su emplazamiento, el monumental “La cosecha” (1911), que consta de siete partes y que ilustra estas líneas, y los “Evangelistas” (1911) que fuera mandado retirar por las autoridades rusas cuando fuera exhibido en San Petersburgo.

A la hora de reponer energías en la Tate, sugerimos el restaurant Level 9, en el edificio Blavatnik que integra el complejo museológico. Conducido por el chef Jon Atashroo, ofrece platos británicos modernos, con adecuada influencia internacional. Como el lomo de cordero de Yorkshire (pedir que lo sirvan “a punto”) que bien puede acompañarse con una copa del St.Henri Shiraz 2010 procedente del sur de Australia. Una buena combinación para memorar las raíces pastoriles de Natalia Goncharova