Los huesos del Tiranosaurio Rex cotizaron más que Picasso, Cézanne, Rothko, de Kooning, entre otros

 

Publicado el octubre 11, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Excelente le resultó la gran operación de marketing e intuición que diseñó Christie’s para su subasta “20 Century Week” realizada durante dos días7 y 8 de octubre en las que incluyó 59 obras de arte impresionista moderno, de posguerra y contemporáneo.

No sólo montó una escenografía (ver foto) y show televisivo alrededor de la venta (280.000 espectadores en todo el mundo), sino que también tomó la decisión de adelantar su tradicional venta de noviembre a la primera semana de octubre, esquivando la atmósfera inquietante que generan las elecciones presidenciales en Estados Unidos y los posibles rebrotes del Coronavirus. Un detalle de la minuciosa programación de la subasta está reflejado en que la empresa abrió ventanas en el edificio del Rockfeller Center para que se pudiera ver desde la calle (la 5ta. Avenida) el imponente fósil).

El resultado está a la vista: logró facturar 387 millones de dólares, con una efectividad del 84% en lotes y 98% medido en valores vendidos. A las normales ofertas telefónicas se sumaron numerosos participantes de todo el orbe a través de su plataforma de ofertas online Live, destacándose el hecho de registrarse la mayor participación del grupo demográfico de postores menores de 40 años.

«Innovar y romper con la tradición es nuestra nueva normalidad», dijo Alex Rotter, presidente de Arte de los siglos XX y XXI destacando las características de la subasta. “En este mundo cambiante, necesitábamos pensar en un concepto de venta que ofreciera otra forma de experimentar una subasta. Es un gran placer poder decir que tuvimos una venta muy exitosa en un momento que no es habitual para nosotros”.

La gran sorpresa de la noche fue el resultado de la venta del esqueleto del Tiranosaurio Rex, considerado el ejemplar más completo existente, que de un estimado de 8 millones y pese a ser puesto en el podio sin base, logró que en una puja que se prolongó 20 minutos concretara una oferta final de 31,8 millones de dólares (El récord de otro ejemplar de T-Rex se vendió en 8,36 millones en 1997 (unos 13,5 millones de hoy).

De este modo el fósil superó lo obtenido por grandes maestros del arte moderno, siendo sobrepasado por lo obtenido por una obra sin título (Bolsena) de Cy Twombly de 1969 que se pagó 38,7 millones de dólares. Sin embargo dejó atrás a Mark Rothko sin título, de 1967 que facturó 31,2 millones.

También con valores menores (pero no menos importantes) “Femme dans un fauteuil” uno de los retratos de Dora Maar que Pablo Picasso pintara en 1941, que cotizó 29,5 millones. “Woman (Green)” de Willem de Kooning logró el record para su obra con los 23,3 millones ofertados. Una naturaleza muerta de Paul Cézane cotizó 28,6 millones de dólares.