Los trabajos de los artistas no son esenciales. La respuesta del dibujante español David Rubin

 

Publicado el junio 21, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Durante los últimos días se viralizó un sondeo de The Sunday Times que consultó a personas de Singapur sobre los trabajos que consideraban más esenciales.

La encuesta en cuestión estableció que, en el marco de la pandemia del COVID-19, los artistas encabezan ampliamente la lista de trabajos que son considerados como no esenciales.

Pero en medio de las críticas que generó el ranking, el dibujante español David Rubin, responsable de obras como “El Héroe” y “Beowulf”, entregó una aclaratoria respuesta a todos aquellos que comparten que los artistas no son en realidad esenciales.

La siguiente es la respuesta que publicó en su cuenta de Twitter, en la que mandó a leer las instrucciones de un champú a todos aquellos que consideran a los artistas como algo no esencial.

Según The Sunday Times, el primero de la lista de trabajos no esenciales es el de ARTISTA. Imagino que ese 71% que votaron tal cosa durante el confinamiento leerían la publicidad del supermercado que les buzonean en vez de libros o cómics.

Mirarían por la ventana las calles vacías para entretenerse, en vez de películas o series o jugarían a cazar moscas en vez de videojuegos o a juegos de mesa.

Al igual que, como no podría ser de otro modo, en vez de escuchar música se sentirían más que complacidos y entretenidos con el sonido de las palmas -o cacerolas- de sus vecinos durante 10 minutos al día.

¿Cuantas personas no barajaron el suicidio o no perdieron los putos papeles durante el confinamiento gracias a mantener la cabeza ocupada y entretenida gracias a la Cultura y a los artistas que la hacen posible?

¿O acaso quién coño se creen que genera dichos contenidos culturales, esas series que tanto les enganchan, esas novelas, esos tebeos, esa música? ¿Un puto algoritmo?

Dar por hecho que la profesión de artista, con su inmensa cantidad de variantes es no sólo prescindible, sino la primera de la lista de profesiones prescindibles es de traca, es un paso de gigante hacia la barbarie, es un tablón más sobre el ataúd de una sociedad cada vez más estúpida, débil, rancia, hipócrita y borreguil.

A ese 71% lo ponía yo a leer únicamente prospectos de champú durante un año como única fuente de entretenimiento, a ver si seguían pensando tras ello que los artistas no somos necesarios…

La empresa responsable del sondeo tuvo que salir al paso de las críticas, explicando que a las personas consultadas se les mostró una definición de “trabajadores esenciales” que redujo el término para cubrir “necesidades humanas básicas” como alimentación y salud. Claro que no explicaron el sesgo de incluir a los artistas en la encuesta de ese tipo, aunque no son pocos los que consideran que el arte es en realidad una necesidad humana básica. Algo que nos define, de hecho.