Madrid: El Reina Sofía planifica el retorno del público

 

Publicado el mayo 17, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

Cuando los gobiernos del mundo ya analizan las pautas de conducta que habrán de aplicarse en la gradual apertura de las actividades tras la inmovilidad impuesta por la pandemia de Covid-19, los principales museos van dejando trascender cómo será el futuro inmediato de estas instituciones decisivas en el entramado socio-cultural de las comunidades que integran y a las que representan.

En Madrid, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que el año pasado recibió 4,4 millones de visitantes, planifica una paulatina reapertura que en su primera etapa pondrá énfasis en las obras más significativas de su patrimonio. Y en el caso de este museo, que por cierto ocupa la vieja sede de un hospital que fue en los años 1918 y 1919 el centro de la lucha contra la epidemia de gripe española que asoló al mundo, esa pintura no es otra que el “Guernica” de Pablo Picasso.

El recorrido por las salas habilitadas deberá respetar las normas que actualmente rigen en los encuentros interpersonales. Distancia entre personas, eliminación de todo tipo de objetos en las salas con capacidad de retener virus, como catálogos, audioguías y planos, uso forzoso de barbijos, limitación del tiempo de visita etc.

Al mismo tiempo, la dirección del Reina Sofía ha incentivado su potencial de medios de divulgación por vía de Internet y redes sociales. A la habitual disponibilidad de recursos online se han agregado nuevos programas, o se han renovado otros, como el curso MOOC (Massive Open Online Course) “El cubismo en la cultura moderna” que, por cierto incluye obras de Emilio Pettoruti. A través de videos, lecturas recomendadas y archivos PDF descargables, el curso reconoce, tras la correspondiente evaluación, certificados de validez internacional.

Otra actividad que destacamos, dentro de la amplia panoplia que ofrece el sitio www.museoreinasofia.es, es el programa “Repensar Guernica” que ofrece más de 2000 documentos, fotografías, cartas, bocetos y la posibilidad de contemplar la obra a través de rayos X, luz ultra violeta y luz infrarroja, poniendo así a disposición del público la más completa e integral investigación sobre esta pintura icónica del arte del siglo XX.

En esta primera etapa de la reapertura no se contempla la habilitación del recomendable restaurant NuBel, ni las varias cafeterías del museo. Puestos a acompañar adecuada y forzosamente en casa al “Guernica”, sugiero una copa de vasco txacolí, con un pintxo de pimiento del piquillo relleno de bacalao. Pero ante la obvia dificultad de encontrar esos ingredientes en esta Buenos Aires en cuarentena, dejamos a los lectores el apasionante desafío de hallarles dignos sucedáneos