Milán: Porcelanas chinas de exportación en la Fundación Prada

 

Publicado el febrero 23, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

La Fundación Prada sostiene, en sus dos sedes en Milán, y en el Palazzo Ca’Corner della Regina, de Venecia, una amplia programación cultural con ejes en las artes visuales y en la cinematografía. Si bien el énfasis recae en las expresiones contemporáneas, no resulta extraño encontrarse con una muestra como la inaugurada hace dos semanas y dedicada a las porcelanas realizadas en China entre los siglos XVI y XIX con destino al mercado europeo y comúnmente conocidas como “Compañía de Indias” por las navieras que las transportaban.

Integrada por más de 1700 piezas, y bajo el título “The Porcelain Room”, la exposición memora también la costumbre de dedicar ciertos espacios palaciegos para su lucimiento, como es el caso actual del berlinés Charlottenburg Palace.

Al cuidado de los especialistas portugueses Luisa Vinhais y Jorge Wells, la muestra incluye piezas de forma y de uso, como vajillas y utensilios varios, figuras y adornos, algunas con decoraciones propias del mundo oriental, y otras, especialmente encargadas, con motivos europeos. Entre estas últimas destacan las vajillas con escudos heráldicos destinadas a mesas nobiliarias, y otras con temas religiosos cristianos, más conocidas como “jesuíticas”, en referencia a los sacerdotes que en su momento realizaron tareas de evangelización en China.

“The Porcelain Room”, en el cuarto piso de la Torre Prada, estará abierta al público hasta el 20 de septiembre próximo.

Dos son las opciones que la Fundación ofrece a la hora de la pausa reparadora. En la planta baja, el Bar Luce, ambientado en 2015 por el director cinematográfico estadounidense Wes Anderson, quien en su afán por recrear el ambiente de un típico café milanés buscó inspiración en películas como “Milagro en Milán” (Vittorio de Sica) y “Rocco y sus hermanos” (Luchino Visconti). Más formal, en el sexto piso, y con espléndidas vistas de la ciudad, se encuentra el restaurant Torre, abierto en 2018 y creado personalmente por el mismo arquitecto holandés Rem Koolhaas que diseñó el edificio. Ampliamente decorado con obras de arte, nos sorprende en su acceso con dos esculturas de la primera época del rosarino Lucio Fontana. En otros salones se aprecian obras realizadas especialmente para el lugar por un conjunto de artistas internacionales, entre los que señalamos al recientemente fallecido John Baldessari. El menú del restaurant Torre es de una extrema dinámica, ya que bajo la supervisión del chef Norbert Niederkofler (tres estrellas Michelin) se viene desarrollando un programa de pasantías quincenales de chefs “sub 30”, quienes proponen opciones gastronómicas referenciadas en sus países de origen.