Milán: Tiépolo en la Gallerie D’Italia

 

Publicado el noviembre 8, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

El pasado 30 de octubre quedó inaugurada en la Gallerie d’Italia, en la Piazza Scala de Milán, una muestra conmemorativa del 250 aniversario del fallecimiento del maestro veneciano Giambattista Tiépolo (1696-1770).

El trabajo curatorial, realizado por Fernando Mazzoca, Alessandro Morandotti y la coordinación de Ganfranco Brunelli, puso el énfasis en mostrar a través de unas setenta obras, la labor del Tiépolo en su natal Venecia y en Milán, y sus viajes a Alemania (Würzburg y Dresde) y a España (Madrid).Sus trabajos para las casas nobles que lo convocaban se exhiben en la ocasión a través de bocetos y apuntes, y un sistema inmersivo que proyecta en bóvedas especialmente preparadas las imágenes de sus murales en sitios como el Palacio Real de Madrid o el Palacio de Würzburg.

Grandes pinturas cedidas por el Museo del Prado o la National Gallery de Londres, integran la muestra junto con obras de colecciones públicas y privadas de Venecia y otras ciudades de Italia. Algunas, guardadas desde hace muchos años, fueron especialmente preparadas para esta exposición, que cuenta con el Alto Patronato del Presidente italiano, y son exhibidas por primera vez en muchos años.

La entrada a la muestra tiene un valor de 10 euros, estará abierta hasta el 21 de marzo del año próximo, y la editorial Skira ha publicado un catálogo muy completo, con un centenar de reproducciones.

El restaurant Voce, integrado en el complejo de las Gallerie d´Italia, ha adherido a la muestra con un menú inspirado en un viaje gastronómico por las grandes estaciones del Tiépolo (Venecia, Milán, Alemania, España) en el que se entrelazan paisajes geográficos, históricos y culinarios.

Así, la entrada “a la veneciana” es una crema de legumbres con bacalao al vapor. Siguen unos pequeños gnocchi de papas de Polignano con ragú de cordero del Gargano, a los que Fabio Pisano y Alessandro Negrini, chefs del Voce, atribuyen vínculos con la Alemania del siglo XVIII. A Milán lo representa un cuello de cerdo asado, con repollos guisados y polenta de maíz crocante. El final dulce es para España, con un chocolate negro fundido con marrons glacés y crema a la vainilla de Tahití. El tan particular menú tiene un costo de 50 euros que no incluye bebidas.

Nota: al momento de despachar esta columna, tomamos conocimiento de la decisión del gobierno italiano, que, en razón de la “segunda ola” de la pandemia, resolvió el cierre de las actividades públicas, museos, obviamente, incluídos.