Museo contrata entre su personal a un terapeuta y los médicos recetan visitas a esas instituciones

 

Publicado el marzo 24, 2019

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Desde hace tiempo que se viene considerando los beneficios que aporta el arte a los tratamientos terapéuticos. Un ejemplo de la aplicación de esta técnica está siendo aplicada un grupo de profesionales pertenecientes a la Academia de Medicina Francofona de Canadá.

Estos médicos radicados en Montreal prescribirán visitas a museos como tratamiento para distintas dolencias. Estarán facultados para emitir hasta 50 de estas recetas que les permitirán a los pacientes y a un número limitado de amigos o familiares acompañantes recorrer en forma gratuita, ahorrándoles el costo de la entrada equivalente a unos 15 euros.

Se sabe que el arte estimula la actividad neuronal. Según los especialistas una visita a un museo aumenta los niveles de serotonina, sustancia neurotransmisora comúnmente conocida como la “hormona de la felicidad”, debido a su capacidad para aliviar el estado de ánimo. Se considera que esta práctica que va más allá de la salud mental beneficiando a enfermedades crónicas incluyendo el cáncer y diabetes.

Ampliando esta oferta terapéutica, el Museo de Bellas Artes de Montreal ha contratado para su planta permanente a un terapeuta de arte a tiempo completo, convirtiéndose en el primero dentro del personal de un museo de América del Norte. La magnitud de su tarea está dada en que atiende a unos 1.200 pacientes por año.

Esta es una iniciativa fascinante que también podría apuntar a nuevas posibilidades para los museos de arte deseosos de jugar un papel importante en sus comunidades locales al enseñar a las personas a aprender y comprometerse con el arte.