Arte Erótico en Nueva York, Klimt, Schiele y Picasso en el Met-Breuer

2018-07-08 17:15:31

El constante incremento del turismo ha movilizado en forma inusitada la actividad en los museos, convertidos en irresistibles polos de atracción para las multitudes que los visitan. La recién inaugurada temporada estival en el hemisferio norte muestra, como hemos visto ya en notas anteriores de esta serie, a los principales museos enfrascados en ardua competencia por ofrecer a sus públicos "algo más" que sus colecciones permanentes.
Entre las múltiples muestras temporarias hoy a disposición de los interesados, señalamos en la ocasión la denominada "Obsession: Nudes by Klimt, Schiele and Picasso from the Scotfield Thayer Collection", que a partir de esta semana exhibe el Metropolitan Museum de Nueva York, en su anexo "Met-Breuer" (la antigua sede del Whitney Museum de la avenida Madison y la 78th).
La exposición reúne unas 200 pinturas y dibujos, seleccionadas entre las más de 600 que integraban la colección de Scotfield Thayer (1889-1982) y que oportunamente fueran donadas al museo neoyorquino. Thayer, "un millonario excéntrico", como lo definiera su biógrafo James Dempsey, conoció la obra de Klimt y Schiele, fallecidos en 1918, cuando entre los años 1921 y 1923 residió en Viena mientras era sometido a un tratamiento psiquiátrico por el mismísimo Sigmund Freud. Altamente impresionado por la fuerte impronta sexual de la producción de estos artistas, Thayer adquirió muchas de sus obras, así como otras de similar temática de Picasso a quien conoció y trató en París.
De regreso en los Estados Unidos Thayer editó la revista Dial, reflejando las tendencias de vanguardia en la cultura y las artes. En sus páginas incluyó poemas de su autoría ilustrados con algunos de los dibujos de sus artistas preferidos.
Thayer culminó su prolongada vida recluído en una institución para enfermos mentales, mientras que sus cuadros permanecían largos años en un depósito. Hasta que finalmente, y tras su fallecimiento en 1982, su donación al Met los puso nuevamente a disposición del público. Aunque no a todos…
El Picasso que ilustra estas líneas tuvo un curioso derrotero. Negado en una ocasión por el propio artista, quien señaló su falsedad diciendo que había sido realizado "como una broma" por un grupo de amigos, "Le douceur" entró en un cono de sombras del que sólo salió en 2010, cuando los mayores especialistas en la producción del malagueño lo reconocieron como auténtico, señalando que la pintura reflejaba una escena de la iniciación sexual del artista en un prostíbulo de Barcelona.
La muestra que comentamos estará abierta al público hasta el 7 de octubre y no se descarta que sea trasladada a algún importante museo de Oriente.

Redactado por: Adrian Gualdoni Basualdo