La magia del nombre Rockefeller se tradujo en 828 millones de ventas

2018-05-13 18:08:16

Tan apasionante como la venta, hasta el momento, del 100% de la colección Rockefeller por 828 millones de dolares pagados por los 900 lotes ofrecidos, es el proceso de construcción de tan importante conjunto de obras de arte.
Las subastadoras de arte conocen por experiencia a la perfección la influencia del nombre del remitente de la colección para lograr la venta total de la oferta. (Basta recordar subastas como de Greta Garbo o Jackeline Kennedy, donde se pagaron precios increíbles por objetos como una simple jabonera).
En este caso, Christies apuntó a lograr este éxito gracias a la mágica mención de Peggy y David Rockefeller. Dos apasionados coleccionistas que siguiendo la visión empresaria de sus antecesores, supieron aprovechar "la abundancia de arte en Europa y la gran cantidad de dinero en Estados Unidos".
Así complementaron sus gustos personales heredados de una rica educación artística de sus padres, especialmente Abby, la madre de David, que influyó notablemente en el desarrollo y creación del mercado del arte moderno y contemporáneo, para acrecentar la colección familiar.
El resultado queda a la vista: el "efecto Rockefeller" produjo operaciones que superaron en un 30% los valores razonables y hasta 6 veces los precios de mercado. A manera de ejemplo, fue una gran canasta de picnic, con un conjunto de elementos dentro que tenía una estimación entre 5.000 y 10.000 dólares, se vendió en 212.500.
Una excepción fue la venta de una de las obras más importantes: "Fillette a la corbeille fleurie" que Pablo Picasso pintó en 1905, que con una base de 100 millones de dólares sólo despertó el interés de un comprador, que con su única oferta pagó 115 millones (incluida la comisión).
El caso contrario fue el de "La delices de la vie" del olvidado artista Nabi Seguin, que un reconocido especialista pagó 7,7 millones a pesar que el estimado partía de los 800.000 dólares. Una de las pinturas adquirida en 1931 por Abby Rockefeller, "The Rivals" de las obras que Diego Rivera pintara a pedido de la familia, se vendió en 9,8 millones de dólares marcando un récord del arte latinoamericano en subasta.
Otro valor que superó la más impensada expectativa de Christie's fue la oferta del retrato de George Washington realizado por Gilbert Stuart en 1795 que desató una endemoniada puja, que partiendo del estimado de 800.000 dólares llegó a un precio final de 11,5 millones.
Otro precio de magnitud fue alcanzado por las "Nympheas en fleur" de Monet, de su serie de las nenúfares, que fue pagado 84,7 millones. También lo fue "Odalisque souchee aux magnolias" de Matisse, que redondeó los 80,8 millones.
También lograron precios récords obras de Giorgio Morandi, Odilon Redon, Eugène Delacroix, Jean-Baptiste-Camille Corot.

Redactado por: Mario Gilardoni