No dan descanso a Van Gogh. Ahora el cine lo hace víctima de un asesinato

 

Publicado el septiembre 9, 2018

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Se acaba de estrenar en el Festival de Cine de Venecia “At eternity’s gate” (En la puerta de la eternidad),  película basada en la vida de Vincent Van Gogh que toma en su argumento una teoría que “establece” que el artista no se suicidó sino que fue asesinado por un adolescente holandés, en medio de una lucha con un grupo de jóvenes locales.

Desde el título del film, basado en el que el artista dotara a una de sus obras, hasta la teoría lanzada en 2011 por escritores norteamericanos sobre la participacion de este joven disparando un revolver Lefaucheux, que fue hallado oxidado alrededor de 1960 en el campo de Auvers-Sur-Oise, sumado a la curiosa aparición después de 126 años, en 2016, del llamado “Cuaderno de apuntes de Arles” con 64 dibujos, entre los cuales está el boceto que diera lugar al título de la obra.

Todo es confuso, el artista apareció baleado en su albergue sin que se encontrara el arma utilizada en su suicidio o sus pinturas, falleciendo dos días después.

La aparición del arma “asesina”. El tiempo en que permaneció “desaparecido” este cuaderno de apuntes realizado en un libro de contabilidad del Café de la Gare en Arles, donde van Gogh se alojara varias veces. Este cuaderno fue autenticado por dos expertos, mientras que el Museo Van Gogh de Amsterdam, lo señala como apócrifo.

Gran parte de la teoría se apoya en la imagen captada por el artista de un anciano aflijido,  sentado, tomándose la cabeza con sus manos sumido en la tristeza, que se le atribuyó al autor. Una declaración de su médico cuando estuvo internado por problemas mentales, fue que ésta era una actitud adoptada por el pintor cuando se le hablaba, como si le doliera y haciendo señales para que se lo dejara solo.

Todo es confuso, como fue su vida. Sin duda, la teoría más firme es que la muerte fue consecuencia de su propia decisión. Los autores de la película no afirman que la teoría del asesinato refleje la realidad, pero se suma a una descripción novelesca y confusa que ya ha sido interpretada en su momento por Anthony Quinn y posteriormente por Kirk Douglas, en las que se remarcaron las facetas enfermas de su personalidad.