No dejan tranquila a la oreja de Van Gogh

 

Publicado el noviembre 8, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Si en el más allá zumbaran los maltrechos oídos de Vincent Van Gogh, ya estaría harto

de escuchar las frecuentes “investigaciones” relacionadas con su famosa oreja cortada.

Un reciente trabajo en una publicación dedicada a desórdenes bipolares, por un centro médico universitario de Groningen (al sur de Holanda) tiende a descartar las teorías de los motivos del artista para cercenarse parte de su oreja.

Entre las versiones circulantes indican que su decisión se originó por un momento de desesperación por la decisión de Paul Gauguin de abandonar el proyecto de la colonia artística en Arlés; como consecuencia de la angustia por el compromiso de su hermano Theo o para silenciar alucinaciones insoportables.

Según la publicación, se afirma que Van Gogh estaba desnutrido, privado de sueño y mentalmente enfermo a lo que se sumaba un una descontrolada adicción alcohólica. Seguramente la mutilación se produjo durante un episodio psicótico producto de la abstinencia de alcohol, que puede llevar al delirio.

Es de esperar que dejen reposar tranquilo al pabellón auricular del artista.