No sólo los particulares realizan compras excéntricas a precios insólitos: un museo de Londres pagó 3,5 millones de dólares por un baño público

 

Publicado el enero 8, 2023

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

Si bien esta operación de la National Portrait Gallery ofrece una variedad de importantes justificaciones, no deja de ser un tema que los londinenses han tomado con su clásica flema humorística.

Este antiguo baño público victoriano estuvo a la venta infructuosamente por un monto de 3,6 millones dólares. Durante este tiempo cumplió la función de una oficina de información turística.

Después de cotizar 4 millones de dólares en 2021 y pasar un año siendo objeto de burlas en un grupo de London Urban Oddities en Facebook por su precio deslumbrante, los bienes raíces finalmente encontraron su nicho de comprador ideal, lo que demuestra que realmente hay alguien para todos, incluso un largo baño público en desuso.

Sus características son tan curiosas como su precio. Si bien a nivel de la calles ocupa una superficie de 23 metros cuadrados, descendiendo por una escalera interior se llega a un espacio subterráneo de 162 metros cuadrados.

Justamente este espacio (y la donación de una suma de 12 millones de dólares) en medio del proyecto Inspiring People destinado a una renovación masiva y remodelación para una mejor representación de la colección del museo, llevó a sus autoridades a  imaginar que dada la cercanía del retrete (a poca distancia de la parte trasera del museo), a imaginar este espacio subterráneo como una ampliación de su espacio de exhibición.

El museo ya tiene planes para solicitar permisos para hacer una demostración de la estructura existente y crear un anexo NPG o espacio de exhibición. En una parábola que realmente puede inspirar a soñar en grande en 2023, este pequeño retrete es una historia de pobreza a riqueza, que proviene de orígenes humildes, como un baño victoriano para convertirse en un nuevo destino de arte.

Todo esto gracias a la donación del multimillonario nacido en Ucrania, León Blavatnik, que hizo su fortuna después del colapso de la Unión Soviética y que llevó a la CNN a llamar la operación como “el ejemplo más prodigioso de lavado de reputación ruso”. Los casi $ 12 millones que le dio al NPG es la donación privada más grande que haya recibido el museo. ¿Lavado de manos? ¡Más como el lavado de arte!

Como compensación por la donación el museo, las 9 galerías del primer piso de la institución se denominarán “Ala Blavatnik”.