Nueva legislación de la UE antilavado endurece la comercialización del arte

 

Publicado el enero 5, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

La 5ta. Directiva contra el Lavado de Dinero busca impulsar la transparencia financiera en el continente europeo. Este tipo de legislación que nació inicialmente para combatir la financiación de las actividades terroristas, se ha ido endureciendo para combatir la evasión impositiva mediante el control de los fidecomisos, monedas virtuales, las propiedades inmobiliarias y la comercialización de bienes de lujo y obras de arte, entre otros.

Entre los distintos sectores donde actuará la nueva Directiva pone la lupa especialmente sobre el comercio del arte (que desde hace tiempo lo está haciendo EE.UU) ya que existen abundantes sospechas que se lo está utilizando para actividades ilícitas, como el blanqueo de dinero, sobre todo que se estima que se mueven alrededor de 67.000 millones de dólares.

Gran parte de las sospechas se mueven alredor de que es un mercado no regulado, donde un porcentaje importante de las operaciones se hacen en “negro”. Según un estudio de la Naciones Unidas el mercado clandestino del arte, que abarca robos, falsificaciones, importaciones ilegales y saqueos organizados, generan unos 6.000 millones de dólares anuales y la parte atribuida al lavado de dinero y otros delitos financieros estarían en el rango de los 3.000 millones.

Uno de los temas fundamentales en Europa es que los comerciantes no tienen obligación de informar aún las grandes operaciones y mantener el anonimato de compradores o vendedores. Esta situación cambiará a partir de la nueva legislación que entrará en vigencia dentro de 18 meses.

El mercado de arte ha dejado de ser visto como una actividad “elegante” por las autoridades para vigilarlo con la misma intensidad que a las entidades financieras y bancarias. No menos importante es la utilización por las organizaciones mafiosas del arte como forma de pago. Uno de los factores que señalan la preferencia del arte como mecanismo de lavado es la dificultad de determinar el valor real de una obra, especialmente en materia de arte contemporáneo.

Un mecanismo utilizado en las subastas es fingir ventas a valores elevados, pagando una comisión a la persona que simula la compra con el dinero del propio vendedor, de manera que el importe supuestamente recibido queda lavado.

Cuando entre en vigencia la nueva Directiva los comerciantes deberán mantener todo documentado, especialmente ¿quién está detrás del dinero? Aquí debe aplicarse la norma “Conoce a tu cliente” y verificar con certeza su identidad y chequear sus actividades financieras y criminales con las base de datos que utilizan otros sectores comerciales.

Todos estos controles y la información acumulada llevará hacia dónde apunta el Reglamento General sobre Protección de Datos (en vigencia desde el 25 de mayo de 2018) a establecer bases de datos que permitan conocer la información de clientes que realicen múltiples transacciones.