«O se reinventa o mueren». Así piensan las galerías especializadas en Old Masters

 

Publicado el febrero 2, 2015

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

galeriaEste pensamiento de «aggiornarse» ha invadido la mayoría de los operadores que comercializan el período de arte que llega hasta 1800 y que ha sus integrantes se los ha denominado Viejos Maestros.
Esta preocupación se ha acentuado con la declinación en el interés y los precios que se viene operando en este sector. Una prueba de ello es el resultado de la venta de Old masters realizada la semana pasada en Nueva York, donde de los 54 lotes ofrecidos, 32 quedaron sin vender, entre los que se encontraban artistas de la talla de Canaletto, Caravaggio y Pieter Brueghel II. De los 39 millones estimados de venta sólo se concretaron operaciones por 9,2 millones. El peor resultado de una subasta del mes de enero desde 2002.
Volviendo a las galerías más importantes de la especialidad, como es el caso de la londinense capitaneada por Johnny Van Haeften hizo el siguiente comentario: «Ha habido un cambio radical en nuestra actividad. Tenemos que deshacernos de las espesas cortinas de terciopelo y propiciar la bienvenida a la gente».
Según la opinión generalizada, este retroceso es consecuencia del auge de la pintura moderna y contemporánea. Guy Star Santy, de la galería del mismo nombre, es rotundo en su apreciación: «Warhol es un buen artista pero sus precios establecen una relación sumamente desproporcionada. Estamos desconcertados, miramos con furia, celos y asombro a la gente dispuesta a gastar en artistas como Jeff Koons y nada en lo que hace a nuestro trabajo».
Entre las acciones que están tomando muchas galerías, influidas en muchos casos por la opinión y el aporte de sangre nueva proveniente de generaciones familiares, además de la remodelación de los espacios -dejando de lado las paredes de color verde, las gruesas alfombra, los muebles oscuros y hasta el cambio en los marcos de las pinturas- es la aplicación de las nuevas técnicas que aporta la tecnología, como el empleo de etiquetas QR para la captación de las descripción de las obras hasta la utilización de las redes sociales incluyendo Twitter e Instagram.
Otra de las ideas en danza es «actualizar» el período de inclusión de los Old Masters, incorporando los artistas del siglo XIX.