Paris: Con la reapertura del Louvre se avanza hacia la normalidad

 

Publicado el julio 12, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

El pasado 6 de julio, tras casi cuatro meses de forzado cierre, reabrió sus puertas en la capital francesa el Museo del Louvre. Si bien la reapertura dispuesta a este “peso pesado” de la museología internacional no alcanza aún a la totalidad de sus salas, los espacios habilitados permitirán a los sólo 7.000 visitantes diarios el acceder a esa suerte de triángulo de oro del museo: la Gioconda de Leonardo, la Venus de Milo y la Victoria de Samotracia.

“Esperamos que muy pronto podamos incrementar las salas habilitadas, -señaló Jean-Luc Martínez, director del Museo, – y volver a recibir a los 30.000 visitantes diarios que eran el aforo medio de la casa”. Por supuesto que la habilitación asegura el cumplimiento de las normas ya habituales en materia de seguridad sanitaria.

Además del circuito clásico por las obras más significativas del patrimonio, en la Petite Galerie ha sido rehabilitada la muestra “Advenimiento del artista”, en la que a través de una cuarentena de obras, en la que se destacan los autorretratos de Durero y de Rembrandt, se visualiza el proceso de reconocimiento de la figura del artista, dejando atrás su rol de artesano anónimo. La gesta que comenzó en el Renacimiento y culminó en el siglo XIX se pone de relieve en la muestra con fragmentos literarios y documentación complementaria. Esta exposición, que había sido inaugurada en septiembre de 2019, y clausurada al declararse la pandemia, estará abierta al público hasta el 5 de julio del año próximo.

Una amplia y variada oferta gastronómica caracteriza a este museo. Son unos quince los restaurants, cafeterías y lugares que suministran comidas para llevar, distribuidos entre las salas de exhibición, y los jardines de las Tullerías y del Carrousell. También en este terreno el proceso de reapertura se realizará gradualmente. Entre los espacios ya habilitados, indicamos la cafetería Goguette, situada bajo la Pirámide de Pei y considerando los rigores estivales sugerimos una clásica y sencilla ensalada César, a la que muy bien acompañará una copa de blanco vino Chardonnay.