París: Francis Bacon en el Centro Pompidou

 

Publicado el enero 5, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

Hasta el 20 de este mes es posible visitar en París, si las huelgas así lo permiten, la muestra que, a la producción que Francis Bacon (1909-1992) realizó en últimos 20 años de su vida, dedica el Pompidou como corolario de la serie de exposiciones que tuvieron como eje a creadores clave del arte del siglo XX. Tanto Marcel Duchamp, como René Magritte, André Derain y Henry Matisse precedieron a Bacon en esta suerte de revisión de artistas cuyas huellas en la historia del arte ya son imborrables.

A través de unas sesenta pinturas, que incluyen 12 trípticos y varios de sus reconocibles retratos y autorretratos, la curaduría a cargo de Didier Ottinger rastrea las raíces literarias de la pintura de Bacon. Textos de Esquilo, Nietzsche, Bataille, Leiris, Conrad y Eliot confrontan con telas como el “Edipo y la Esfinge, según Ingres” (1983, col.privada) que ilustra estas líneas. Otras obras proceden de las colecciones del MoMA y el MET de New York, la Tate de Londres, así como del Museo de Dublin, ciudad natal del artista.

Al finalizar su pasaje por las salas del Centro Pompidou, la muestra cruzará el Atlántico y hacia fines de febrero próximo se exhibirá en el Museo de Bellas Artes de Houston, en Texas, EEUU.

Para la pausa gastronómica, el Pompidou ofrece dos opciones bien diferenciadas. El Café La Central, con rápidas propuestas y el restaurant Le Georges, que en su locación en la terraza de la sexta planta del edificio ofrece la tentación adicional de una de las mejores vistas de París. De su ecléctica carta elegimos un bacalao plateado, según receta del laureado chef Alan Yau, nacido en Hong Kong, y recientemente creado caballero de la Orden del Imperio Británico. Para su bacalao braseado, Yau dispone una guarnición de raíces de loto fresco de China, una baguette de bambú y lo complementa con un toque bien francés: salsa de champagne. Una copa de Chardonnay Leflaire 2009 fue el aporte sugerido por el sommelier del Le Georges.