París: Reabrió el Museo de la Legión de Honor

 

Publicado el agosto 30, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

Al calor del verano, y tras el virtual relajamiento de las restricciones impuestas en su momento por la pandemia de Covid-19, ya prácticamente todos los museos de Europa y los Estados Unidos han reabierto sus puertas. Ausentes aún las grandes producciones museológicas, sugerimos poner la vista sobre los museos más pequeños, o aquellos a los que podríamos denominar “monográficos”, cuyas colecciones abarcan sólo un tema, una personalidad histórica o artística, o un lugar…

En París, y frente mismo al Museo de Orsay, se encuentra el Museo de la Legión de Honor y de las Ordenes de Caballería. En el palacio que a fines del siglo XVIII hiciera construir el príncipe Federico de Salm-Kyrbourg se aloja desde 1925 la cancillería de la Legión de Honor y las restantes distinciones francesas. Asimismo, y en sector anexo, se despliegan unos 5000 objetos que reflejan la historia de esta condecoración creada por Napoleón I en 1802. Pinturas de las principales figuras francesas o extranjeras que fueron honradas con la Legión de Honor, alternan con uniformes, armas, documentos, muebles y elementos vinculados a ellas.

Obviamente un espacio central del Museo lo ocupan las insignias de las órdenes francesas, desde las más antiguas, como las vinculadas a las Cruzadas, hasta la Orden Nacional al Mérito, creada por el General De Gaulle en 1963. La colección de piezas locales se completa con una muy nutrida presencia de medallas y condecoraciones de 122 países de todo el mundo. Entre ellas, la solitaria presencia argentina la encarna un ejemplar de la Orden del Libertador San Martín.

En 2008 el Museo recibió la donación de la mayor colección privada de condecoraciones del mundo, la formada por el italiano Antonio Benedetto Spada, Poder observar estas piezas es una ocasión muy apreciada por los aficionados a la falerística, que es la ciencia auxiliar de la historia que investiga, preserva y difunde las distinciones civiles y militares.

También el Museo enriquece su patrimonio con piezas donadas por los más altos funcionarios franceses, A principios de este año, el ex Presidente Nicolás Sarkozy entregó el Collar de la Orden del Toison de Oro que había recibido del Rey Felipe VI de España.

Es interesante señalar que la entrada al Museo es gratuita, al igual que la provisión de audioguías, hoy suspendidas por las salvaguardas sanitarias.

El Museo de la Legión de Honor carece de servicios gastronómicos para sus visitantes. Nos permitimos sugerir un rápido traslado al vecino Museo de Orsay, que en estos días sólo mantiene abierto su restaurant Campana, el que ya hemos recomendado en otras crónicas, aunque en esta ocasión ofrece una carta reducida y adaptada a la época estival. Destacamos una ensalada de verano, con alcauciles, jamón, hojas verdes, tomates confitados, nueces y el toque de un huevo poché (15 euros), a la que muy bien acompañaría una copa de Kir, en la que al licor de cassis de Dijon le agrega frescura un vino blanco de Borgoña (6 euros). Para quienes no puedan prescindir de un café final, el costo se incrementará en 2,90 euros.