Pésima restauración ha desnaturalizado frescos de Giotto en la Basílica de San Francisco de Asís.

 

Publicado el marzo 30, 2015

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

giottoUna gran pena debe haber provocado en el Papa Francisco al ser informado que debido a una mala restauración, prácticamente se ha destruido el fresco que pintara Giotto di Bondome (el Giotto) «La renuncia a los bienes», uno de los 28 frescos que el artista pintó en el siglo XIV en la Basílica, representando la vida del Santo y que estuvieron en proceso de restauración.
«Parecen obras de pizzería», calificó crudamente un experto que analizó el trabajo de los «restauradores» que trabajaron sobre las obras, que han perdido los contrastes de las luces y sombras. Las imágenes aparecen aplanadas, mientras han desaparecido detalles de las escenas. Conclusión: muchas veces es preferible conservar las pinturas en su estado actual, cuidando que no siga avanzando la degradación, a una mala restauración que destruye el valor plástico que le imprimió el artista.
La obra de Giotto parece perseguida por la desgracia. Sufrió importantes daños en el terremoto de 1997. La capilla Scrovegn, poseedora también de importantes frescos del artista, viene sufriendo notables deterioros por problemas de humedad provocados por desarrollos edilicios vecinos, y si esto fuera poco, el año pasado un rayo impactó sobre el techo de la capilla, provocando nuevos deterioros.