Roma (virtual): Raffaello en la Scuderie del Quirinale

 

Publicado el marzo 22, 2020

Escrito por Adrian Gualdoni Basualdo

Foto autor

Escasa fortuna tuvo la muestra en homenaje al quinto centenario de Raffaello Sanzio que, tras tres años de laboriosas gestiones curatoriales y de producción, quedó inaugurada en Roma el pasado 5 de marzo.

Tras su solemne apertura en las renovadas salas de la Scuderie del Quirinale, y con más de 70.000 entradas vendidas a 20 euros cada una, debió cerrar sus puertas apenas tres días después ante las restricciones derivadas de la lucha declarada por el gobierno italiano para enfrentar la pandemia de coronavirus que nos está devastando sanitaria, social, económica y culturalmente.

La corta pero intensa trayectoria del pintor de Urbino se refleja en la muestra en un recorrido que, a través de unas 200 obras originales, entre pinturas, dibujos y tapices, va recorriendo sus hitos principales conforme el guión curatorial que estuvo a cargo de Marzia Faietti y Matteo Lanfranconi.

Obras fundamentales, como los retratos de los papas León X y Julio II, el de Baldassare Castiglione, las Madonnas de la Rosa y la del Jilguero, y el soberbio retrato que hizo, casi al final de su vida, a “La Fornarina”, su joven amante, que ilustra estas líneas, se cuentan entre los aportes que de su patrimonio hicieron la Galería degli Uffizi (Florencia), los museos del Vaticano, los museos del Prado (Madrid) y del Louvre (París), las National Gallery de Londres (UK) y de Washington (EEUU) y la Albertina (Viena).

El cierre de salas por tiempo indeterminado nos deja sólo la opción de realizar una visita virtual. A través del link www.scuderiequirinale.it  podemos acceder a las principales obras expuestas, así como a textos informativos. Asimismo en Youtube se registran tres extensos videos con imágenes y resúmenes de las expresiones que, al respecto, señalaron los principales expertos en la obra de Raffaello.

Como complemento de esta visita virtual sugerimos prepararnos en casa una muy sencilla y frugal merienda, vinculada con la italianidad de Raffaello y su obra. Como  tal vez una copa del Bonarda tinto que se elabora en Salta, al que podemos acompañar muy adecuadamente con unos trozos de un par de quesos italianos, aunque bien producidos localmente, como podrían ser un fresco Cacciocavallo y un Pecorino más contundente.