¿Rusia está copiando la modalidad nazi de apropiarse y robar obras de arte?

 

Publicado el noviembre 27, 2022

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

No pocos historiadores y expertos en relaciones internacionales asociaron la invasión rusa a Ucrania con acciones desarrolladas por la Alemania nazi durante la segunda guerra mundial.

Ahora se suma una nueva acción que se asimila  a este tipo de políticas confiscatorias con el saqueo de museos e instituciones ubicadas en ciudades y localidades ocupadas por las fuerzas rusas, más allá de aquellas destruidas por sus bombardeos.

Desde el comienzo de la guerra, más de 500 sitios, edificios e instituciones del patrimonio cultural han sido destruidos, según los registros del gobierno ucraniano.

También ha habido numerosos informes sobre el saqueo de artefactos culturales de Ucrania por parte de Rusia.

Por ello adquiere gran relevancia el operativo realizado por personal ucraniano de rescatar en secreto 51 obras de arte de la vanguardia ucraniana, horas antes de un bombardeo con misiles rusos.

Este conjunto de obras que escaparon por poco del reciente bombardeo de Kyiv se exhibirá la próxima semana en España. El espectáculo dará inicio a lo que podría ser una serie de exposiciones itinerantes para promover y salvaguardar el patrimonio cultural de Ucrania en medio de la guerra en curso.

Titulado «En el ojo de la tormenta: Modernismo en Ucrania, 1900-1930″, el programa se considera el estudio más completo del movimiento de vanguardia de Ucrania. Está organizado por el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid y cuenta con el apoyo de Museos por Ucrania, una iniciativa formada por actores del mundo del arte para proteger el patrimonio cultural del país. Se abrirá el 29 de noviembre con un mensaje de video del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.

Normalmente, un préstamo tan ambicioso tardaría al menos dos años en aprobarse y planificarse; éste se completó en cuestión de semanas. Todo esto se logró gracias a la participación de Francesca Thyssen-Bornemisza, la mecenas de arte detrás de la misión de rescate y la exposición de Madrid, que se planeó con una velocidad récord.

Con obras de 26 artistas, incluidos los maestros del modernismo ucraniano Oleksandr Bohomazov, Vasyl Yermilov, Viktor Palmov y Anatol Petrytskyi, la exposición presentará un total de 69 obras prestadas por el Museo Nacional de Arte de Ucrania, el Museo de Teatro, Música y Cine de Ucrania, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, y otras colecciones privadas. Las obras seleccionadas, algunas de las cuales nunca han sido vistas por el público, narran el movimiento artístico de vanguardia de Ucrania durante las primeras décadas del siglo XX, que exploró el arte figurativo, el futurismo y el constructivismo.

La muestra está bajo la comisión de Konstantin Akinsha, Katia Denysova y Olena Kashuba-Volvach, con el apoyo de la Embajada de Ucrania en España y PinchukArtCentre, así como las bendiciones de la oficina del Presidente de Ucrania y el Ministerio de Cultura de España.

Los camiones de Kunsttrans, la firma austriaca de manipulación y logística de última generación, se embalaron en secreto para salvaguardar la referencia visual de la exportación más grande e importante del patrimonio cultural de Ucrania que ha salido del país desde el comienzo de la guerra». Kunsttrans fue la única empresa dispuesta a asumir la tarea y se mantuvo en estrecho contacto con los conductores durante todo el arriesgado viaje.

El convoy estaba a 400 kilómetros de la ciudad cuando ocurrió lo peor del bombardeo. Cuando el convoy se acercaba a la frontera, cruzando Rava-Rus’ka, un misil extraviado cayó accidentalmente cerca de la aldea polaca de Przewodow, próximo a la frontera con Ucrania. La OTAN estaba en alerta máxima y Polonia entró en sesiones de emergencia. En ese momento, los camiones se encontraban a 50 kilómetros de donde había caído el misil.

Las obras llegaron a Madrid el 20 de noviembre, gracias en parte a una intervención especial del ministro de Cultura de España.

Para lo memoriosos, este hecho trae a la memoria el rescate de obras de los museos durante la guerra española.