Si le faltaba algo al mercado de arte local, le llegó el coronavirus

 

Publicado el marzo 18, 2020

Escrito por Mario Gilardoni

Foto autor

La situación del mercado de arte es un problema minúsculo con relación a la dramática situación que vive gran parte del mundo. Sin embargo dada nuestra dedicación al tema le hacemos llegar esta información.

En consonancia con Europa y otros países afectados por la epidemia, nuestro país está aplicando normas y restricciones que resultan un golpe cuasi mortal a las actividades culturales, mientras dure el efecto de la pandemia que está golpeando nuestras fronteras.

Al igual que el turista en Nueva York no puede visitar el Museo Metropolitano, o en Paris el Louvre, o en Italia el Vaticano, aquellos que logren cruzar nuestras fronteras –con cuarentena o no- no tendrán oportunidad de recorrer el Malba, ver un espectáculo en el Colón o intentar algunos firuletes bailando el tango. Lo curioso en medio de este panorama es que algunos museos de China y Corea del Sur están reabriendo aunque con restricciones al ingreso. Una de ellas es ingresar su código de salud que rastrea el nivel de riesgo.

En lo que respecta al mercado de arte, Arteba ya ha anunciado la postergación de la feria programada para el 16 de abril (muchos participantes del exterior hicieron saber su desistimiento de participar en esa fecha). Esta decisión es un calco de lo acontecido en todo el mundo, como el cierre de las ediciones de Tefaf en Maastricht, Art Basel en Hong Kong, Art París y Paris Photo en Nueva York, entre otras.

¡Cómo impactará en la actividad de las subastadoras? Ya hay incertidumbre en una importante institución con amplia actividad rematadora sobre la suspensión de su programación. Cómo jugará el límite de personas que puede participar de alguna actividad no prohibida por las disposiciones vigentes. La actividad pignoraticia caerá dentro de las actividades no esenciales ¿Los teléfonos serán una herramienta suficiente para quienes no deseen actuar personalmente en las salas de ventas? Ya algunas empresas en el exterior están anunciando la cancelación de actividades (como Numisma en Portugal). Sotheby´s por su parte ha desplazado sus subastas en Hong Kong a Nueva York.

Como influirá la no participación en muchos casos de los compradores chinos, importantes animadores de las subastas internacionales. Ya se está detectando una fuerte caída en la economía del sector.

Pero todo este panorama no sólo afectará a los comercializadores de arte. También lo hará con las empresas de servicio, como los transportistas de arte, frente no sólo a la cancelación de las principales exposiciones en los museos y galerías del exterior, sino también a la cancelación de los vuelos a los principales centros culturales.

En estos casos donde el cese de actividades conlleva a una imposibilidad de generar ingresos como para cumplir con sus compromisos económicos, cuál será la posición del Estado como auxiliar de estas situaciones.

Ya muchos países consideran esta problemática y están generando fondos destinados a contemplar estas dificultades. En el caso local, teniendo en cuenta las dificultades económicas que vive nuestro país, difícilmente se pueda preveer un auxilio monetario de esta naturaleza. ¿Pero no habrá la posibilidad de compensar esta situación por la vía impositiva que atenúe este problema?

Al cierre de estas líneas el gobierno estaba analizando el tipo de apoyo de que pueden disponer los damnificados, entre otras medidas que pueden alterar el funcionamiento de la actividad económica vinculada con el arte.